Home Enfoques Alberto Amezcua: «No me conformo con clasificarme para Río 2016. Quiero estar...

El marchador Alberto Amezcua en plena competición. Fotos: Carmen Pérez

El marchador Alberto Amezcua en plena competición. Fotos: Carmen Pérez

Los Juegos Olímpicos son el mayor evento deportivo internacional multidisciplinario. En estos juegos participan deportistas de todos los rincones del mundo. Este año tendrán lugar en o de Janeiro, Brasil. Y hablando de rincones, de lugares, de zonas, de partes del mundo, aparece la localidad granadina de Guadix. Alberto Amezcua es un accitano dedicado desde pequeño al atletismo. Si todo “marcha” bien, representará a España en los próximos juegos de agosto en la disciplina a la que desde siempre se ha entregado.

Todo comenzó un día que Alberto estaba en el colegio. Tenía diez años y clase de Educación Física cuando Jacinto Garzón, su actual entrenador, Paquillo Fernández y el que era entrenador de éste, Manuel Alcalde, dieron a los alumnos una charla sobre el atletismo y el funcionamiento de dicha disciplina; una visión general de este deporte y la marcha atlética. Después visitó las pistas, por aquellos tiempos, hace ya unos trece años, la escuela de atletismo era grandísima.

Fue dedicándose cada vez más a éste pasatiempo y hasta los quince años estuvo practicando todas las especialidades. Hoy por hoy es quince veces seguidas campeón de España entre otros títulos. Luego llegó un momento complicado, decantarse por la Universidad o seguir con el deporte.

Finalmente optó por realizar sus estudios a distancia y es un claro ejemplo de que con esfuerzo, aunque sea algo complejo, el alto nivel se puede compaginar con una carrera universitaria. A pesar de saber que es difícil vivir del atletismo, su prioridad es ésta. Alberto tiene claro que competir en unos Juegos Olímpicos es lo máximo para cualquier deportista, indiferentemente del deporte que represente.

Algo que también tiene presente es que hay cuatro personas en toda España cualificadas en la esfera del atletismo para asistir el próximo agosto a Río de Janeiro. Y para ello, tiene que ser el mejor. Se jugará la clasificación en tres carreras muy importantes: el Campeonato de España en Cáceres el día 20 de marzo, la Copa del Mundo de Marcha, pendiente aún por fijar fecha y lugar siendo en un principio en Rusia y cancelada por ser el país con los niveles más altos de dopaje, y, por último, la Prueba Internacional de Coruña.

Para conseguir sus objetivos entrena cinco horas diarias e invierte en los mejores profesionales en psicología, nutrición, manager, medicina deportiva y fisioterapeuta. Ha empezado muy bien la temporada y las sensaciones están siendo muy buenas.

Alberto Amezcua entrena cinco horas diarias. Fotos: Carmen Pérez

Alberto Amezcua entrena cinco horas diarias. Fotos: Carmen Pérez

Es consciente de su edad y puede que esté sacrificando momentos y experiencias propias de ésta, pero no se arrepiente de vivir como lo está haciendo, sacando todo lo bueno que le proporciona dedicarse con tanta perseverancia al atletismo; viajar, conocer mundo y distintos formas de vida, hacer grandes amistades.

Ahora mismo vive en un momento de sembrar sacrificio para luego recoger éxitos. Recordando con Alberto sus inicios es inviable que no aparezca Paquillo Fernández en ellos. Habla de él como la figura del atletismo y el deporte español durante mucho tiempo. Le agradece la creación del Centro de Alto Rendimiento Manuel Alcalde, el cual no ha fomentado la marcha y el atletismo solo en Guadix, si no que ha creado varios núcleos en el resto de Andalucía. Dicho centro es reconocido incluso a nivel internacional. Asimismo, parte de culpa la tiene la ciudad de Guadix y sus condiciones espectaculares: la altitud, su clima y una gran tranquilidad que se agradece a la hora de entrenar.

Paquillo Fernández, accitano, asistió tres veces seguidas a los Juegos Olímpicos: Sidney 2000, Atenas 2004 y Pekín 2008. Iba a participar también en los Juegos Olímpicos de 2012, celebrados en Londres, pero se vio salpicado por una trama de dopaje, Operación Galgo la llamaron. Este suceso desencadenó su retirada en el deporte de alto nivel, volviéndolo a intentar un tiempo después para dejarlo definitivamente. El incidente del doping desilusionó a Alberto, para quien Paquillo Fernández era su ídolo y referente.

La circunstancia trajo consigo la casi desaparición de marchadores. Las instituciones dejaron de invertir dinero en el centro de marcha, lo que fue un gran obstáculo que poco a poco se ha superado.

Alberto es pura ilusión y con ella contesta a estas preguntas:

¿Te sientes con fuerzas para este reto?

Como todos sabemos nos encontramos en año olímpico y todo lo que ello conlleva para cualquier deportista de élite sea el deporte que sea. Para mí se tratarían de los primeros JJ.OO. de mi carrera deportiva. Ante la pregunta formulada, este año me estoy sintiendo con mucha confianza y a pesar de mi juventud creo que he adquirido una gran madurez y espero dar un salto cualitativo en mi progresión y tanto mi entrenador y mi grupo de especialistas que trabajan conmigo sabemos del potencial que tengo y por ello y al tratarse de un año importantísimo como este, creo estar a la altura de las circunstancias y poder representar al atletismo español y al deporte Español en las olimpiadas del próximo mes de agosto en Río de Janeiro. Una vez certificada mi clasificación para dicha cita no me pongo límites y lucharé por obtener un gran resultado que me catapulte a la élite mundial.

¿Cómo te ves dentro de unos años?

Desde que empecé en el mundo del atletismo con 10 años, siempre he soñado con llegar a ser el número 1 de mi especialidad y 13 años más tarde esa sigue siendo mi tarea por la cual entreno diariamente. España siempre ha sido cuna de grandes marchadores y la principal referencia a nivel mundial y uno de los deportes que más alegrías ha dado al deporte español. En mi caso, siempre he tenido grandes maestros en los que reflejarme y aprender de ellos, como ha sido el caso de Manuel Alcalde y Paquillo Fernández y me siento preparado para seguir la estela de estos grandes marchadores y poder en un corto periodo de plazo estar luchando por medallas a nivel internacional como ya hiciera en categorías inferiores, cuando fui tercero de Europa.

¿Alguna vez has pensado en dejarlo?

El deporte de élite conlleva muchos sacrificios y evidentemente se pasa por muchos obstáculos y claro que en algún momento de debilidad te replanteas si de verdad es rentable continuar con una profesión tan compleja como la marcha atlética. Principalmente este deporte lo hago porque es lo que me llena y me ilusiona desde el momento en el que me calzo unas zapatillas para disponerme a entrenar, pero también es cierto que es una pena que deportes, llámense atletismo, ciclismo, triatlón, natación y un largo etcétera no contemos con becas a la altura del sacrificio que conlleva realizar dichas especialidades, es una lástima que sólo se venda el fútbol y más pena da el ver las cantidades de dineros que mueve dicho entramado futbolístico. También me gustaría citar a todos los empresarios, ya que por desgracia a cada puerta que se toca para un posible patrocinio se cierra y en muchas ocasiones ni acceden a querer hablar con nosotros.

¿Cuáles son tus máximos apoyos? ¿Y tu motivación?

A nivel personal tengo lo más importante que me ha dado la vida, que son mi familia y tengo la gran fortuna de tener el apoyo absoluto de ellos. He tenido la posibilidad de irme de Guadix para entrenar en centros de Alto Rendimiento como la Blume de Madrid o el CAR de Sant Cugat  y siempre he rechazado cualquier propuesta para seguir desarrollando mi carrera en mi ciudad, rodeado de mis seres queridos. Guadix reúne unas características que hacen de la comarca un lugar envidiado por numerosos atletas internacionales que han tenido el placer de conocer y preparar grandes citas y eventos internacionales. En lo que respecta a mi motivación creo que cuando haces algo porque te gusta, todo es más sencillo y eso es lo que me pasa a mi con mi disciplina, pero también es cierto que es difícil mantener esa motivación durante tantos años e igualmente difícil es controlar la presión interna de uno mismo y la presión externa, para ello trabajo con una psicóloga deportiva de un reputado prestigio que me ayuda a controlar dichas emociones y hacen de mi trabajo una ilusión cada día.

Define lo que es el atletismo para ti

Superación y constancia.

¿Crees que has elegido bien a lo largo de tu carrera?

Me considero un atleta muy maduro para la edad que tengo y creo que eso me ha hecho tomar las mejores decisiones a lo largo de mi carrera deportiva. He tenido siempre claro de quien me he querido rodear buscando el máximo beneficio para lograr mis metas como deportista y pienso que lo estoy logrando. Hoy en día estoy trabajando con un grupo de especialistas de máximo nivel, cada uno en su parcela y ello me motiva a seguir luchando y creciendo como deportista y como persona.

¿Qué significaría para ti poder participar en Río 2016?

Desde pequeño he vivido muy de cerca la participación de Paquillo Fernández en las citas olímpicas (Sidney 2000, Atenas 2004 y Pekín 2008) y siempre he soñado con estar en la cita más importante de todos los eventos a nivel internacional. He tenido la fortuna de competir en Campeonatos del Mundo, Campeonatos de Europa, pero unos JJ.OO. es otra dimensión, otras sensaciones. Poder participar en unos Juegos está reservados para unos pocos privilegiados, es una cita que se celebra cada cuatro años y que todos los deportistas la preparan con la máxima ambición e ilusión, por ello la complejidad de estar en esta cita. Cumpliría un sueño si finalmente me clasificase para Río 2016, pero no me conformo solo con participar y quiero aprovechar la ocasión para sacar lo mejor de mí y obtener un puesto entre los mejores del mundo. Creo que según mi etapa de madurez los próximos Juegos de Tokio 2020 serían los idóneos para mí y estar luchando por los metales ya que para dicha cita tendría 28 años y en mi disciplina es la edad óptima para alcanzar el nivel más alto.

¿Es difícil compaginar tu vida personal con esta meta?

Todo deporte de élite conlleva muchos sacrificios y mi caso no es diferente al resto. La carrera deportiva de un deportista es bastante corta y por ello hay que sacrificar muchas cosas que gente de tu edad puede disfrutar. En mi caso tengo que respetar las horas de descanso, la alimentación, los entrenamientos que ocupan cinco horas diarias, la recuperación (fisioterapeuta y médico), es decir, sólo se ven las horas de entrenamiento que realizar jornada a jornada, pero detrás de todo ello se encuentra lo que se conoce como entrenamiento invisible, que es lo mencionado anteriormente. Me tengo que privar de salir con mis amigos de fiesta los fines de semana, no puedo comer todo lo que me gustaría, tengo que respetar mis horarios de sueño, pero lo que para una persona de fuera pueda parecer que llevo una vida aburrida, pienso que los deportistas somos personas muy divertidas y que para disfrutar no necesitamos salir de fiesta todos los fines de semana como lo hacen la gran mayoría de la juventud.

Si pudieras ser otra persona, ¿quién serias?

No me cambiaría por ninguna persona, pero sí hay un deportista que admiro mucho y ese es Rafa Nadal, es una tenista que sin reunir las mejores condiciones ha llegado a convertirse en un icono deportivo y todo a base de perseverancia, competir hasta la extenuación y no dar por perdido ningún partido. También admiro su personalidad ya que lo veo un deportista humilde a pesar de los numerosos éxitos que ha cosechado a lo largo de su carrera deportiva.

Seguro que tendrás muchas anécdotas interesantes que contar, ¿con cual te quedas?

La primera que se me viene a la cabeza, fue en un viaje que realice a Rusia para disputar mi primera Copa del Mundo con tan solo 16 años, en dicho vuelo me pusieron al lado del presidente de la federación internacional de atletismo (IAAF) un hombre de raza negra que, por su indumentaria, lo confundí con un sacerdote, hasta que al aterrizar en la ciudad de Chevoksari la expedición española me dijo de quien se trataba y quedé bastante sorprendido.

Como dijo el filósofo Diógenes, “el movimiento se cumple andando”, Alberto Amezcua es el puro ejemplo de que “ los sueños se cumplen luchando”.

Leave a Reply

error: El contenido está protegido