Home Entrevistas Alejandro G. Calvo: «es muy difícil vivir de la crítica de cine»

Alejandro G. Calvo, crítico de cine, empezó en el mundo de la redacción a los 17 años. Tenía claro que quería vivir de la crítica, a pesar de no tener claro en su momento, como poder ganarse la vida. De ahí que decidiera estudiar la carrea de ingeniería química, ya que sus padres no consideraban la crítica una carrera de verdad.

Se sacó el título y se puso en la búsqueda de un hueco muy pequeño, en aquel entonces, que es la crítica de cine. No había internet ni redes sociales. A pesar de todo, a día de hoy vive de ello y a sus 42 años, siente como si tuviera veinte. Actualmente prepara videos, tanto de críticas como de especiales, para el canal de YouTube de Sensacine. Es el portal de información cinematográfica más leído de España.

El cine es el arte que engloba a todas ellas. ¿Qué valor tiene para ti que te resulte tan atractivo?

El cine es la más importante de las artes. Se le discute en muchos momentos sus cualidades artísticas. Eso es porque es entretenimiento también. Entonces parece que viene a entretener a la gente, lo que viene a ser un espectáculo. Está reñido con la alta cultura.

También, cuando se habla de la música como arte, se habla de la música clásica. No se habla de la música pop o de la música de los últimos cien años. Diría mejor los últimos sesenta años.

En general, los elitismos culturales me dan absolutamente igual. Considero el cine en toda su acepción, desde un cine vanguardista, más culto, más luterano, más filosófico a los productos mainstream más bestiales que puedas tener. Pueden ser las pelis de Marvel, lo que viene siendo las pelis de Disney.

Yo creo que todo es arte, todo es cine y creo que todo es disfrutable. Sin duda el cine es un arte que engloba el resto. Si te pones a estudiarlo en profundidad, es inacabable. Por eso yo sigo siendo un estudiante.

Ayer escribía un texto sobre Blade Runner. Es una película que en ese aspecto, esta claro que alberga muchas estéticas. Tienes cómic del modelo de los ochenta. Tienes la arquitectura urbanística de todas las ciudades futuras. Tienes la música de Vangelis, que le da una cobertura estética a la película brutal. Es ponértela y a los dos minutos estás en esa atmósfera metido perfectamente. Tienes un relato maravilloso de ciencia ficción de Philip K. Dick. Tienes la literatura, la música, la imagen, etc. 

Es una arte maravilloso que además nos conecta muchísimo con lo real. Me refiero a que ninguna de las otras artes era capaces de captar la realidad de una forma tan natural como es el cine. En ese aspecto, la propia evolución del cine ha ido a que cada vez, el consumo de imágenes de lo real sea más extremo. Ahora más que nunca con todos los móviles con cámara, con todas las redes sociales, todo internet volcando imágenes continuamente. Estamos saturadísimos de estas imágenes de lo real.

Yo creo que frente a esa avalancha de todos los vídeos que recibimos en Whatsapp, nos conviene refugiarnos más en el cine y en el clásico, que es una forma de desconectar de lo real. Es precioso en ese aspecto. Cuanto más se parece más al cine a lo real, menos cine me parece. Prefiero cada vez más la ficción y la animación, lo que me distancia un poco.

Lo que pasa es que en el mundo digital en el que vivimos, es adonde estamos avocados en ese aspecto. No todo es cine. Yo creo que tiene que tener otras cualidades.

¿Cómo es de importante la influencia de un director, a diferencia de un guionista?

Yo soy muy fiel a la política de autores. Yo soy muy de realizadores. Yo soy muy de seguir a cineastas. Las películas, obviamente, es una obra colectiva. Cuanto mejor autor y mayor capacidad autoral tenga el director, más marcada será su firma, su sello en la película. Eso no implica que en el fondo, eso viene de un guion.

Igual lo ha escrito el. Si lo ha escrito el es aún más autor. Todo el cine clásico de Hollywood, los guionistas eran unos y los directores eran otros. Howard Hawks no firmó nunca ningún guion, aunque reescribía mucho y son películas de Hawks 100%. Tenía unos guionistas brillantes.

Es importante la labor del guionista como es de importante la labor del director. No hay que infravalorar la capacidad de un director para organizar a su equipo técnico. Blade Runner es una gran película de Ridley Scott, porque supo rodearse de los mejores artistas y técnicos para poder plasmar esa idea que tenía el en la cabeza.

Si que soy muy de directores, pero es importantísimo también la labor del guionista. No soy de los que piensan que con un buen guion tienes media peli hecha, eso no lo creo. Cualquier director nefasto te machaca un buen guion. Y al revés, un buen director te coge un guion que no cuente nada y te haga una película increíble.

El director es el que tiene que dar el final, el visto bueno y el que lo monta todo. Desde luego no hay que infravalorar, lo que vendría a ser la labor de los guionistas a la hora de crear o adaptar historias. En ese aspecto, Hollywood cada vez va más a los productores. Por eso hay 17 guionistas por película o directores que no conoce nadie.

Últimamente estoy haciendo unas críticas que los directores no se quienes son. Los filmakers van a salvar el cine y eso lo creo completamente.  

¿Cuáles son tus cinco películas bélicas favoritas?

Uno Rojo, división de choque de Samuel Fuller. Es la caña absoluta, me parece la mejor película bélica de la historia.

Me gusta mucho They Were Expendable de John Ford. A veces ha tenido un título en castellano como Los imprescindibles, algo así. Como lo he visto cambiado muchas veces pues They Were Expendable. Me parece una película tremenda de Ford, con una misión suicida, que van cayendo uno a uno todos los del pelotón. Esa película me parece una burrada.

Doce del Patíbulo es una pasada, porque te pone de protagonistas a unos verdaderos hijos de puta. Son lo peor de lo peor. Tienes actores maravillosos como John Cassavetes.

En la revisiones, cuando volví a ver Salvar al Soldado Ryan, me gusta muchísimo La Delgada Línea Roja de Terrence Malick. Es una película en la que el director consigue cosas increíbles.

Una quinta, Malditos Bastardos.

Debido a la pandemia, la industria cinematográfica ha sufrido muchos cambios. Hoy en día nos estamos acomodando al consumo a través de las plataformas. ¿Cómo ves la situación actual de la industria cinematográfica?

Hoy he ido a un pase de prensa, que era en un cine. Me ofrecieron desde la distribuidora mandarme un link. Yo dije que iba al cine. La peli es la misma pero la experiencia no. En ese aspecto, no solo estoy convencido que tengo razón, que las películas se tienen que ver en el cine.

Creo además que en frente al pesimismo que hay del apocalipsis de los cines, van a resistir. Los cines han resistido todos los embistes que la industria le ha sometido a lo largo de su historia. Mucho peor cuando nació la televisión en los años 50. Cuándo nace la televisión parecía que ya cerraban todos los cines.

Todo el mundo no iba a salir de casa. Y aunque haya canales en streaming, que es super positivo, porque lo que está pasando es que en todas estas cadenas están produciendo un montón de películas, un montón de series, de las cuales algunas son muy buenas. Con lo cual se está produciendo más cine.

Es cierto que yo prefiero verlo en salas de exhibición, pero si alguien hace una peli buenísima y es de Netflix o HBO, disfruto un montón de que esa peli exista. Te voy a poner como ejemplo El Irlandés de Scorsese. Yo no la llegué a ver en la tele, pero es increíble. Al final estos directores, el lenguaje que aplican a la película es lenguaje cinematográfico. Este lenguaje siempre se aprecia y se disfruta mucho más en una gran pantalla.

Siempre hablando de cines que estén bien. Si estás en un cine que es un desastre, se te cuela el ruido de la sala de al lado, se dejan las luces dadas… Una experiencia positiva en un gran cine, no es sustituible con verte una peli en casa, aunque la peli sea la misma. También estoy muy contento con las plataformas. Además, los niveles de piratería han bajado una burrada desde que están todas las plataformas con todo el contenido.

Creo que son dos modelos que pueden coexistir perfectamente. En el fondo nos enriquecen mucho, siempre que seamos exigentes. Yo te lo digo por los algoritmos, que se quejaba Scorsese y es verdad. No puede ser que uno acabe viendo lo que le están diciendo lo que tiene que ver. Tienes que moverte. Amazon Prime tiene un catálogo que es una burrada. Tiene películas que yo no había visto todavía.

A mi me gusta mucho bucear en las plataformas. Puedes molestarte en coger y buscar algo que te guste más. No te quedes en lo que te recomienda la plataforma. Ve a leer donde sea, internet, revistas de cine, lo que quieras para que puedas encontrar esa peli que te puede cambiar la vida o hacerte pasar un buen rato.

¿Cómo está actualmente la situación del género del terror?

Pues cuando hice el top de las mejores pelis del año pasado, las mejores pelis de terror las encontré en el ultra indie. Si que hay buen cine de terror, pero no el terror apoyado por los grandes estudios. Todas esas son lanzadas a plataformas directamente. En Movistar, en Rakuten, cosas así. 

Ahí si que hay experimentación y cosas chulas. Yo voy cada año al festival de Sitges. Es la mejor manera de medir como está el terror. Realmente ahí si que ves toda una producción anual en la que siempre hay pelis buenas y pelis horrorosas.

Yo creo que lo que más se ha discutido últimamente es el terror elevado. La querencia de algunos críticos para valorar el terror cuando el género toca temas importantes, eso es una gilipollez como una casa. El terror es terror. Tiene que ver con el elitismo que te decía antes. Tu tienes que ser capaz de disfrutar de todo. Capaz de disfrutar desde Hereditary o Midsommar, que a mi me encantan, desde una peli salvaje y gore como un monstruo arrancando cabezas.

También hay muchas pelis malas, pero es que hay malas en todos los géneros. En ese aspecto no lo veo muy distinto. Si que en este siglo XXI, es cierto que el cine de autor ha ido cada vez más y más, adentrándose en el cine fantástico. Cada vez ves a cineastas que son muy vanguardistas, muy rasgados, que para contar sus historias se adentran en el fantástico. Como Mandy, que es un gran ejemplo de una peli de autor radicalísima, que es puro cine de terror. Además es divertida, tiene muchas capas. Si que esa tendencia lo enriquece.

En los 60 hubo algo de esto, cuando cineastas de la Nouvelle vague hacen pelis de ciencia ficción. Los 70 que es la segunda gran década de la ciencia ficción y del terror. Después de 2001, empieza a tomarse muy en serio la ciencia ficción y eso toca el terror cuando se estrena El Exorcista. Entonces empieza a convertir géneros tremendamente populares, entre los jóvenes sobre todo y empiezan a considerarlos elevados. Capaces de ganar Oscars, capaces de dedicarles estudios y ensayos.

Todo eso, con los años, ya ha sido aceptado. Podemos saber perfectamente que hay películas de terror que son mucho más fast-food o que son mucho más curradas y que te pueden llevar un mensaje más metafísico o filosófico.

Se va a estrenar ahora Un Lugar Tranquilo 2. La primera es un modelo de peli que no es ni elevada ni casquería. Es una peli de terror que te funciona que te pasas, con momentos dramáticos muy potentes. Muy Shyamalan ahí. Una peli así me parece maravillosa y la disfruto mucho.

A mi me gusta mucho el cine de género. A mí me gusta todo el cine. Luego hay pelis con las que me lo paso mejor. Si me pongo un western ya soy super feliz. Ahora estoy viendo mucho cine con mis hijos y estamos viendo mucho fantástico. Me lo paso bomba. Pero sobre todo, no creemos distancias en que, porque me gusta esta peli, soy mejor que los demás. Eso es un error garrafal, una trampa de la crítica, que a día de hoy tendríamos que ser capaces de superar.

Gracias a internet, que tiene cosas muy malas. Yo es que soy mucho de Twitter que es el infierno. Sin embargo, yo que trato de filtrar todo eso, te encuentras con que hay diálogos de gente joven, que se recomienda películas que no tienen ese tipo de tabús, de caprichos, de estetas, que durante siempre se han tenido en la historia de la cinefilia. 

Como, pues Tarkovski es muy bueno y Carpenter es malo. No, estas equivocado. Carpenter es Dios, Tarkovski es la hostia. Luego ya cada uno que elija lo que quiera. Que una cosa no invalide a la otra. Al revés, son coexistentes y los dos han hecho evolucionar el cine fantástico.

¿Sientes que has tenido una evolución a la hora de preparar o enfocar tus críticas a lo largo de los años?

El último año estuve encerrado en casa. Ha sido un cambio terrorífico porque una de las cosas que más motiva grabar es estar en el plató. Con Verónica grabo casi todo. Perderlo fue un rollo patatero, porque no es lo mismo grabarme solo, estar hablando al móvil, que estar con Vero y trabajar, porque veo su reacciones, me orienta mucho. Eso a nivel personal.

De repente me tengo que grabar aquí. Hay que hacerlo, lo hago y ya está. Si que lo hecho de menos. De hecho hay una prueba palpable a todo esto, que es que, cuando grabamos la retro crítica de El Padrino, fue la primera que grabamos después del momento del cierre total en España y cuando estábamos todos sin poder salir de casa. La primera vez que pudimos salir le dije, «he escrito un guion para El Padrino, que es super largo y estoy encantado. Esto lo quiero en plató, no lo quiero hacer en casa» Pedimos permisos a la empresa y es que quedó un video. Yo me lo veo y es que se nota que estoy contentísimo.

Hoy he grabado la crítica de Nobody y estaba con un bajón. Grabar aquí solo es un poco demoledor. Así que el próximo video largo que lo grabo el miércoles a plató. Ya se lo he dicho a Verónica y estoy con unas ganas tremendas. Eso a nivel personal.

A nivel de como son mis vídeos, la verdad es que mis críticas no tienen mucho secreto. Desde que empecé si que hubo un cambio. Empecé en plano fijo sentado en una silla, pegando un rollo patatero, aburridísimo. Hasta que un día lo hice con Pedro, que luego me lo quitaron, que era mi editor y realizador. Se fue a la web de videojuegos de la empresa. Un día entré con Pedro y le dije que esta crítica la quería hacer de pie. La quiero hacer en croma. A mí tampoco me gusta dar trabajo a los demás. En el fondo le complico a la edición luego.

Fue una chorrada de crítica, no se si era Los Defensores de Marvel de Netflix. Creo que fue la primera crítica que hicimos así. Tenía otro tono, tenía otra velocidad, estaba más simpático y dije, me estaba equivocando con el tono. Cuando yo empecé a hacer vídeos, lo que hacía era hablar como escribía. Cuando tu escribes tantos años como estuve yo escribiendo para revistas de cine tochas, YouTube necesitaba otro lenguaje. 

El lenguaje de YouTube es como yo hablo. Yo escribo de una forma y hablo de otra. Si todos los escritores hablan como escriben sería todo muy raro. Lo que me dije a mí mismo es, tu cuando estas con amigos en un bar y te dicen «Oye, ¿esta peli que tal?» Yo les explicaba y dije, así es es como lo tengo que hacer. Explica esto y explícalo con tus palabras, no te líes. Empezamos a rebajar insultos y empezó todo a ir mejor. 

El gran paso para nosotros fue hacer análisis de secuencias, a hablar de puesta en escena. Yo era algo que veía lógico desde el principio. Esto es audiovisual, esto es un video, ¿porqué no ponemos las imágenes? Luego hay un cacao de derechos detrás, lo consigues, no los consigues… Eso es un drama. La primera vez que yo me pongo a hablar de un cineasta y pongo imágenes de el, que fue la crítica de Glass. No hace tanto de Glass. Yo vi la respuesta de la gente, en ese vídeo. Dije, este es el camino. A la gente le ha encantado, a mi me ha encantado prepararlo.

Lleva mucho más preparar así los vídeos. De mi lado preparándomelo, de Verónica editando. El video es mucho mejor y al final como los vídeos han ido yendo a mejor, un día me senté con mi jefe y le dije, «estoy hay que hacerlo así y me va a llevar más tiempo». Yo tengo que hacer un montón de cosas dentro de Sensacine. Yo quería dedicarle mas tiempo. Cuando le dije que quería hacer un vídeo de western clásico, mi jefe me quiere despedir. Lo hago como exageración pero me miraba diciendo «tu estás loco, como haces esto, esto no lo va a ver nadie». Y yo le dije «ya verás como lo ven 10.000 personas». 

10.000 personas, un vídeo de dos horas ya es mucho tiempo consumido. Va a hacer medio millón de reproducciones. Ese es el camino, no solo hablar de western, pero sí que entendimos que daba igual cuanto tiempo le dedicara. Para los vídeos gordos le dedico mucho tiempo. También Verónica luego editándolos le dedica mucho tiempo, porque se nota en el acabado del vídeo.

Cuando hay calidad, la gente lo ve y lo aprecia. Me ha pasado muy pocas veces sacar un vídeo que yo diga, esto es muy bueno y que no funcione. Las críticas en ese aspecto son normales. Yo veo la peli, pongo el móvil y pongo a pegar un rollo tremendo, porque ni escribo guion ni nada. Si me gusta mucho una peli y veo algo interesante, las críticas son mas largas, llegando a quince minutos o veinte.

En general las críticas de diez minutos no nos llevan mucho trabajo. Dedicamos mucho más tiempo a todo lo demás. Las retro, los tops, los a quemarropa y merece la pena. Al final recomiendas muchas pelis. De las pelis te vas a otras pelis y al final estás construyendo a través del propio canal una especie de guía didáctica de la historia y la crítica del cine. Para alguien joven que no sabe como adentrarse en el cine, debe encontrar una forma de acercarse a esa historia del cine, de una forma didáctica.

Yo trato de hacerlo divertido, pero tampoco sin forzar. Yo soy como soy. Hay gente que le parecerá divertido y gente que diga, quien es este gilipollas. Si que creo que sería útil. Me acuerdo mucho de mi mismo a los veinte años. Me hubiera gustado encontrarme con algo como lo que estoy haciendo.

La cultura cuesta dinero, es que no es una tontería. Yo iba mucho a bibliotecas. Iba mucho a las videotecas de las bibliotecas, que tenían VHS y me las ponía. Era la forma de poder aprender sin arruinarte. Ver cine no es barato, aprender de cine no lo es. Un canal gratuito en el que haya alguien que te diga, pues mira esto es El Padrino, pues te voy a hablar de ello.

Yo lo puedo hacer mejor o peor, pero te puedo asegurar que estos videos van muy bien escritos y que la información que doy es todo real, no me invento nada. Estoy contando cosas que creo que son importantes e interesantes. Luego te puede gustar o no, pero lo que te estoy contando creo que sí enriquece lo que vendría ser el visionado de El Padrino, de pensar sobre ella o hablar sobre ella. Como veo luego que a la gente le gusta, me llena de felicidad la verdad.

La crítica y el cine tienen una relación muy importante. ¿Cuánto es de importante esa relación?

Realmente importan los críticos. En caso de distopía zombi, vivimos bajo tierra. Los críticos no servimos para nada. Hacen falta fontaneros, hacen falta agricultores. Un crítico de cine serviría como comida. En caso de distopía no somos muy útiles.

Yo me he educado con críticos. Yo aprendí crítica de cine leyendo críticas en las revistas. Luego tuve la suerte de conocer a todos esos críticos. Ya son compañeros. Yo tengo un amor muy fuerte por la crítica de cine y si que creo mucho en ella. Creo a muerte. Pero no tanto, para decir si una peli es buena o mala. Eso nunca me ha interesado.

Tu decías que A.I. Inteligencia Artificial no te había gustado. A mi me gusta mucho, pero estoy seguro que si te hago una crítica guapa de A.I. Inteligencia Artificial te va a gustar. Pero luego la peli te puede seguir sin parecerte buena y tendrías razón. No importa que a ti te parezca más floja y a mi me encante. Da igual, porque al final somos personas distintas.

La crítica que podemos montar sobre la película o alrededor de ella, si que es un territorio que nos podemos encontrar. Si que es un territorio que la crítica ahí es fértil. Es un territorio que trato de cultivar. Por eso dejé de poner notas en las críticas.

Es parte de lo que te piden todos los medios cuando eres crítico. Todo el mundo te pide estrellas. Tienes que hacerlo y los pones. Realmente, no importa tanto que una peli me guste mucho o me guste muy poco, si no es sobre lo que puedo llegar a decir de ella. Todo el mundo tiene gusto, pero no tiene el conocimiento para hablar de una película.

A mí me encanta leer a críticos que son muy buenos con los que no coincido en opinión. Cuando les lees como lo defienden, sus posturas, ahí estas aprendiendo algo. Pero sigo pensando que yo tengo razón y ellos no. El disfrute que he tenido leyendo sus textos y lo que he aprendido leyéndolos es básico.

Esto iría en general a la sociedad. Le iría muy bien el ser capaz de escuchar a aquel que no piensa como tú. Siempre que haya un diálogo rico y razonado.

El cine actual esta perdiendo ese toque clásico, tanto por parte de directores como actores. ¿No te da pena que esa esencia se vaya perdiendo cada vez más?

Yo creo que se hace un cine muy diverso. Tienes modelos de cineastas, de corte clásico. Steven Spielberg es uno, que narra sus películas de forma super clásica. Martin Scorsese que es de la quinta de Spielberg sigue siendo super moderno. No es uno mejor que otro. En ese aspecto, cuando uno ve cine clásico corre el peligro de que la nostalgia le nuble un poco la razón. 

Yo soy ultra defensor del cine clásico, pero no por ello, dejo de apreciar el cine que se hace ahora. Obviamente el ahora nos colisiona con un montón de producto. Lo que tu dices de las pelis, yo lo pienso de las series. He estado viéndome para el vídeo este que voy a hacer, la serie Star Trek, la del 62. Que maravilla, que pasada, que lujo y tenían tres decorados.

Tenían el decorado de cuando pilotan la nave, de una habitación y de un planeta. Con eso se apañaban. No tenían efectos digitales, no tenían ordenadores. No existían. Es un disfrute ver esas series. Ahora me cogen y me dicen, la serie que es buena es no se cual de Netflix. Yo digo, mira no me vengas con eso, que están produciendo series como si fuera una charcutería.

Hay series buenas modernas también. Una cosa no me nula lo otro. Creo que hay buenas películas. Siempre las ha habido y siempre las hará. Los críticos, lo que tenemos que saber es centrar esa historia de buenas películas para que la gente recorra el camino del cine dónde sea feliz.

En ese aspecto, también es verdad que somos mucho más inclementes con el ahora, que con el pasado. Cuando ves una película clásica, que es un poco desastre por lo que sea, porque no tenía presupuesto, porque era de serie b, porque los actores eran muy malos. No eres nunca tan duro, como lo eres con las películas contemporáneas. 

Al final tiene su propio valor histórico esa película. Hay cierto placer en esa mirada. Incluso te diría que hay cierto erotismo en la mirada sobre lo clásico. Eso no quita que el cine moderno no haya cosas super chulas. En cuanto a las formas narrativas, yo creo que hay de todo. En ese aspecto, depende mucho del cineasta, del director o directora de turno, que sepa imprimirle la personalidad que necesita la película.

No se ve mucho en las pelis de superhéroes. Por eso me gusto mucho la de Zack Snyder. Si yo me pongo a buscarle errores de forma objetiva, que yo no creo en la crítica objetiva, le puedo decir que es un poco hortera, aquí se ha pasado, aquí si metieran cámara normal duraba la mitad… Realmente es un autor, metiéndole una personalidad a las imágenes bestiales. Si no conjugas con ese autor, obviamente la peli no te va a gustar.

La Liga de la Justicia de Zack Snyder tiene más personalidad, que muchísimas pelis de superhéroes. Son como una marca blanca, donde directamente pienso, no se ni porque se molestan en poner el nombre del director en los créditos. Esto lo podía haber dirigido cualquiera. No sabes quien lo ha dirigido.

Eso si que me parece más grave, que no el hecho de que un cine sea de forma más clásica o mas modernas. Ahí depende del cineasta y depende del modelo de relato. Kelly Reichardt es una de las directoras que más molan ahora mismo. Es super clásica, tiene unas pelis que son super clásicas. 

Nomadland, que a mi es una peli que me gusta mucho, pero tampoco me vuelve loco, si que tiene también una narrativa clásica. Tiene una cosa con la que a veces estoy más a favor y otras no tanto. Si que encuentras cosas importantes.

Las pelis de James Bond en concreto, Skyfall me gustó mucho. Tenía puntos de terror con ese Javier Bardem totalmente chiflado. En ese aspecto, yo me lo paso bien siempre.

Menciona tres directores que te han hecho amar al cine, tal y cómo lo amas ahora

A mi me flipa la figura de Quentin Tarantino. Es un gran defensor del género chico y de las películas que todo el mundo han dicho que son malas. El coge y te las pone como, estas son las pelis buenas.

Es un poco lo que intenté hacer con el A Quemarropa del spaghetti western. Todo el mundo dice que el spaghetti western es basura, pues te voy a hacer un especial currado. Dignificar una cosa, que creo que es popular, también mola mucho. Tarantino eso lo ha hecho con un montón de películas, con un montón de directores.

Eso es amar el cine, poner ese foco en el cine. Que lo haga Tarantino y que te coja algo tan salvaje como puede ser la Exploitation o el propio spaghetti western. El género tiene las pelis de Sergio Leone, pero también tiene metralla por todos lados. Que eso te lo dignifique a mi me encanta. Yo creo que ahí la labor de Tarantino es buena. 

El gran director cinéfilo de nuestra época es Martin Scorsese. Lleva toda la vida haciendo sus películas, hablando de otros directores. Bertrand Tavernier, que acaba de fallecer, también ha sido un gran director amante del cine. Tiene tanto libros como películas hablando de cine, que son una pasada.

Esta bien que haya directores que amen el cine y que se esfuercen en ver películas. Yo cuando los entrevisto, estoy mucho más cómodo cuando estoy con un director que le gusta el cine. No alguien que hace pelis, pero no ve pelis, que esto también lo hay. Con los actores pasa mucho más. Encuentras muchos de ellos que no son nada cinéfilos. Lo que les gusta es la interpretación o actuar. El cine o las pelis no es su tema. Yo lo paso peor entrevistando a actores, que directores.

¿Tu película favorita de Martin Scorsese?
Taxi Driver

¿Tu película favorita de Steven Spielberg?

Que buena pregunta. Es que Spielberg es muy bueno. Es que me parece un director clave.

Indiana Jones en busca de la arca perdida.

¿Tu película favorita de Stanley Kubrick?

2001: Una odisea en el espacio

¿Por qué la gente debería ver cine y más ahora?

La gente tiene que hacer lo que le de la gana. La gente tiene que ser libre para dedicar su vida a aquello que le haga feliz. Bastante tiene la vida poniendo impedimentos para que no seamos felices. La gente lo que tiene que hacer es tratar de ser feliz y hacer felices a los demás.

Dicho eso, a mi me hace muy feliz ver películas. Es una combinación. Si tu quieres ser un buen cinéfilo, un buen espectador, un buen crítico, también tienes que tratar que tu vida sea rica en experiencias. El buen cinéfilo no tiene que salir de la filmoteca. Cada día tiene que verse las cuatro pelis o estar todo el día en casa viendo pelis.

No. También hay que salir a la calle y entregarse a la calle. Conocer gente, estar con amigos, enamorarse y que te pasen todas las cosas que te pase en la vida para que tu propia experiencia vital crece. Cuando te enfrentas a las películas que te van a contar, porque hay pelis de todo y para todos, que todo eso de alguna manera fructifique, de una forma bonita.

Llevo toda la vida viendo películas, porque soy hijo único. Estaba siempre solo y me veía un montón de películas. No tenía control. Me vi siendo menor de edad, pelis que no eran para menores de edad. Sigo enamorado del cine completamente.

No conozco a nadie que no le guste el cine. El cine yo creo que le gusta a todo el mundo. Entonces de lo que se trata es de ir encontrándote tu con las películas, o con los directores. También con los críticos, que te puedan ayudar en tu camino a través del cine o tus propios colegas. Gente que conoces en internet que tienen gustos similares a los tuyos, de tal forma que vayas descubriendo películas.

Al principio, cuando tu te enfrentas a la historia del cine, solo dices «es que a mi me gustan las pelis». No sabes por donde empezar y todo lo ves como un pastel gigante que te tienes que comer y solo te has comido un trocito. Cuando llegas a mi edad y te has visto un millón de pelis, el pastel sigue igual de grande. No baja. Tu sigues diciendo «joder, me quedan por ver aún todo y además toca revisar realmente mucho de lo que he visto».

Es un viaje que te dura para toda la vida. Creo que es bonito vivirlo y es bonito compartirlo. No quedártelo tu solo. Mola hablarlo, porque también, a través de las experiencias de los demás también enriqueces la tuya propia.

 

 

 

 

Leave a Reply

error: El contenido está protegido