Home PDV ¿Es posible ser parisina sin ser francesa?

Ficha técnica

  • Título: How to be a parisian, wherever you are: Love, Style and Bad Habits
  • Autoras: Caroline de Maigret, Anne Berest, Audrey Diwan y Sophie Mas
  • Editorial: Roca Editorial
  • Nº de páginas: 272
  • Idioma: Inglés
  • Fecha de publicación: 4 de Septiembre del 2014

Caroline de Maigret y otras tres escritoras especializadas en el sector de la indumentaria diseccionan, en la obra How to be a parisian, wherever you are: Love, Style and Bad Habits, el lifestyle y la forma de concebir la moda que tiene la mujer francesa. Esta irónica guía de estilo está divida en varios capítulos dedicados principalmente a la explicación de esas prendas fetiches y actitudes que hacen a la parisina tan peculiar y atractiva no solo ante los ojos de quienes la conocen sino también ante el resto del mundo que contempla ojiplático la filosofía con la que afronta las situaciones del día a día.

Dentro de este recorrido por las peripecias del mundo francés cabe destacar esa especial mención hacía lo que De Maigret denomina «las virtudes de la prenda noble»: esa prenda que entra en nuestro armario pisando fuerte no necesariamente porque llame la atención ni porque tenga un precio desorbitado, sino porque es, valga la redundancia, «la prenda» ya que nos hace sentirnos seguras cuando las llevamos y actúa como un salvavidas eterno en esos días donde nuestra inspiración nos abandona a la hora de ponernos frente el armario y decidir cuál va a ser el look of the day.

No obstante, además de aludir a París como una capital referente en el mundo de la moda desarrolla minuciosamente ese aspecto romántico que envuelve a la ciudad; propugna que la parisina está enamorada del amor ya que lo considera un sentimiento necesario en su forma de vida independientemente de que este focalizado hacia una persona concreta. Dentro de este sentimiento, existen matices como su arte innato para besar. Cocina, arte, maternidad,…etc; todos estos temas tienen cabida en el índice proporcionado por esta obra.

En definitiva, es posible elucidar que no es necesario haber nacido en Francia para ser una mujer parisina ya que la visión de la realidad un tanto cómica, melancólica y con aires de resignación que se le atribuye a la misma es susceptible de estar presente en la vida de muchas mujeres ya que ¿Quién no tiene esa receta infalible capaz de sorprender a cualquier comensal?, ¿O acaso los nervios en el estómago ante una primera cita no es algo común entre el resto de las mortales?

Leave a Reply

error: El contenido está protegido