Home Enfoques Dani Rovira, un ejemplo de superación y ganas de vivir

Daniel Rovira de Rivas, un malagueño de nacimiento, conocido por su carrera de humorista y además actor, es un claro ejemplo de superación y de ganas de vivir. Tan solo a sus cuarenta años ha superado recientemente un cáncer, para ser exactos un linfoma de Hodgkin. La mala fortuna se alió con nuestro protagonista, ya que le comunicaron su enfermedad apenas cuatro días después de decretarse el estado de alarma, el 18 de marzo de 2020. No suficiente con el inicio de una pandemia mundial y una cuarentena, Dani Rovira se tuvo que enfrentar a la prueba más difícil que le puede poner por delante la vida.

El humorista tenía un extraño bulto en la clavícula y varios amigos especialistas le dieron un toque de atención. Al anunciarlo en sus redes sociales, seguidores y compañeros de profesión se volcaron con él, mostrándole su total apoyo para poder superarse de esta dura enfermedad. Dani Rovira es una persona muy alegre, siempre llena de positivismo y super optimista y de repente le pasa esto, porque la vida es así, un día aquí y al otro quien sabe, por ello, todo el mundo quedó impactado con esta noticia todo el mundo se volcó en él, en ese momento eran las personas que le apoyaban las que intentaban llenar de positivismo al actor para que se recuperase pronto y volviera a sacar una sonrisa a las personas como siempre ha hecho. Además contó sobre todo con el apoyo de su pareja en ese momento, Clara Lago, a la cuál conoció grabando la película que mas le dio a conocer “Ocho apellidos vascos”, ha sido de vital importancia en el proceso de recuperación y además ella afirmó públicamente con las siguientes declaraciones que la pandemia que estamos viviendo a pesar de ser devastadora mundialmente para ellos dos fue una especie de alivio ya que se pudieron centrar en su recuperación únicamente.

«una enfermedad como la que ha sufrido él no es algo agradable, eso está claro. Pero la pandemia y el confinamiento nos han permitido poder volcarnos al 100% con ella. La vida se ha parado en el momento en el que lo necesitábamos. Yo sólo tenía que preocuparme de cuidarle y él de recuperarse. Hemos tenido mucha suerte en ese sentido porque enfermedades como ésta van y vienen todos los días. Te puede llegar en mitad de la vida, con las facturas por pagar, los niños, los planes…», dijo la intérprete.

Aunque estar en tiempos de covid en cierto modo le vino bien para dedicarse exclusivamente a su recuperación, vivir en una pandemia mundial no es fácil, a muchas personas les ha destrozado la cuarentena psicológicamente y él, a parte de tener especial cuidado con no contagiarse ha tenido que enfrentarse a un tipo cáncer muy raro y someterse a un tratamiento de quimioterapia en total de ocho sesiones con las secuelas que eso conlleva como la pérdida de pelo, cansancio, náuseas y vómitos, etc. A pesar de todo esto, el cómico andaluz no dudo en ningún momento de que iba a luchar con todas sus fuerzas para recuperarse lo antes posible de esta horrible enfermedad y volver con más ganas que nunca y así anunció cuatro meses después de dar la mala noticia que por fin la lucha parecía haber llegado a su fin y que se quedaría atrás como un mal recuerdo que le ha demostrado a él mismo y a todos sus fans que podía con eso y con más y que gracias a su esfuerzo y al de las personas que le apoyaban, como también al equipo médico que hay detrás nos ha demostrado a todos que a pesar de los problemas que se te puedan poner delante tienes dos opciones, afrontarlo todo con fuerza y tirar hacia delante como sea o hundirte. Dani Rovira decidió la primera opción y hoy día es un ejemplo de superación y ganas de vivir para todo el mundo.

“¡Se acabó la QUIMIO! 8 sesiones y 4 meses entre pecho y espalda. Secuelas: pérdida de pelo, las venas de los brazos duras como bridas y cabeza de hipopótamo (de ésta última no me comentaron nada). Si a alguien más le ha pasado esto, que me escriba, con cuatro que seamos, organizamos un Tragabolas. Esta semana empiezo a afrontar 18 sesiones de RADIO, una cada día. Aunque los linfomas han desaparecido, los médicos lo han decidido así por cauterizar y precaución. A mediados de Agosto, este mal sueño habrá acabado y podré retomar de nuevo “la normalidad” si es que hay algo normal ya en este mundo.

¿Qué hizo Dani Rovira después de superar el cáncer?

Después de superar la enfermedad, como dijo en las palabras mencionadas anteriormente, al finalizar el proceso de quicio comenzó con 18 sesiones de radioterapia para así prevenir que pueda volver a desarrollarse el linfoma en un futuro.
Dani Rovira en vez de lamentarse sobre lo que le ha sucedido simplemente ha intentado sacar la parte positiva de esto, dentro de lo posible, y ha cogido su experiencia y la ha transformado en un mensaje de positivismo que nos ha dado a todos una lección de vida. Cómo cómico, ha intentado de lo malo sacarnos a todos una sonrisa y a la vez enseñarnos a valorar los pequeños detalles de la vida, a que no hay que dejar de hacer las cosas por miedo y que hay que vivir cada día intensamente a través de un monólogo emitido mundialmente en la plataforma digital Netflix, el se titula Odio y de momento solo está disponible el primer asalto ya que tendrá más partes. En tan solo 1 hora y 22 minutos de monólogo, además de divertirte, te hace reflexionar sobre el odio absurdo del ser humano y te planteas muchísimas cosas que en tu día a día no se te pasan por la cabeza pero que cuando te paras a pensar te das cuenta de que a veces las personas nos centramos tanto en criticar cosas absurdas que no nos damos cuenta del verdadero valor que tiene la vida y que no hay que perder ni un minuto y hacer lo que sientes y quieres en todo momento.

Como he dicho al principio, Dani Rovira es un claro ejemplo de superación y ganas de vivir, ya que a pesar de todo lo que le ha pasado siempre sigue adelante intentando sacar lo mejor de sí mismo y de las personas que tiene a su alrededor y nos ha enseñado que hay que intentar ser positivos y salir adelante, conseguir todas las metas que te pones en la vida y sobre todo a valorar las cosas, los momentos y  a las personas que tenemos a nuestro lado pase lo que pase. Hay una frase que dice al final del monólogo Odio y que me gustaría compartir ya que creo que resume a la perfección la pequeña línea que hay entre, elegir ser feliz o elegir odiar y por lo tanto no centrarte en lo que verdaderamente importa, vivir.

“Coge tu envidia, coge tu odio, coge tu miedo, canaliza y haz de esto algo que merezca la pena, porque odiar es de cobardes, ¿sabes lo que es de valientes? Decir te quiero, eso es de valientes.”

Leave a Reply

error: El contenido está protegido