Home Enfoques Cómo deslumbrar escribiendo artículos de lujo, estilo de vida, viajes y ocio.

En este ensayo pretendo navegar por las páginas de revistas de la talla de “Robb Report. La revista de la vida Premium” considerada “la Biblia del lujo” en EE.UU., centrándome en una periodista en particular, Elena Solinís (y su álter ego Carlota Szigriszt), especializada en el sector Estilo de Vida, Viajes y Ocio (Lifestyle, Travel & Living).

Copyright Robb Report

Primero voy a centrarme en la sección de viajes de la revista Robb Report escrita por Elena Solinís, a la que tengo la suerte de conocer de cerca. He tenido la oportunidad de que me ponga en conocimiento de qué herramientas lingüísticas son esenciales para una revista de este calibre, con un target predominantemente masculino a partir de treinta y cinco años, aunque también abarca el femenino. Un público de clase media-alta muy bien posicionado y con un alto nivel de formación académica.

¿Qué es lo que les interesa a los lectores de este target? ¿Qué contenido debemos crear? Viajes, experiencias lujosas, coches, relojes, joyas, productos muy exclusivos al alcance de muy pocos.

Una vez claro el contenido adecuado, deberemos dirigirnos siempre hacia la segunda persona, tratar de usted y utilizar un lenguaje totalmente descriptivo y objetivo, no podrá parecer un artículo de opinión.

Captar la atención, primordial

En cuanto a la estructuración del texto, lo más importante es el titular, que debe ser llamativo e ir al grano, generar interés, ya que si no nuestros lectores no perderán su tiempo en leer nuestro artículo. Debemos captar su atención desde el principio.

Ejemplos:

“Les Suites de la Pontinière. Mucho más que nieve”

“Gran Meliá Palacio de Isora. Las mil y una noches de Tenerife”

“El paraíso terrenal en la península de Yucatán”

“World Cruises. Una ciudad flotante”

Deberemos buscar la exaltación del lujo haciendo descripciones muy detallistas del entorno, del producto, de la experiencia, tratando de trasladar a nuestro lector a ese destino o vivencia, despertando su deseo de probarlo. Pero ¿Qué necesitaremos hacer para lograr este objetivo?

En muchas ocasiones tendremos la oportunidad de vivir la experiencia, pero otras muchas no, por lo que deberemos hacer una pequeña entrevista previa al director del hotel, al chef del restaurante, a la oficina de turismo del destino en cuestión, etc. Tenemos que saber de qué estamos hablando y demostrar a nuestros consumidores que hablamos desde el conocimiento y la experiencia.

En este tipo de revistas de estilo de vida, los reportajes deben estar escritos en clave promocional, promocionando el destino, hotel, restaurante, spa,  coche, reloj…, en definitiva, la marca o el producto, y suelen estar acordados con la publicación. Son reportajes para “vender” la marca, al contrario de la crítica, como por ejemplo José Carlos Capel en EL PAÍS con los restaurantes (los puntúa del 0 al 10 y lo mide todo).

Son reportajes periodísticos repletos de adjetivos calificativos:

“largas playas de arena blanca”  “una romántica cena en la que podrá saborear la deliciosa gastronomía mauriciana”

De verbos de percepción sensorial: Saborear, pasear, disfrutar, probar.

“disfrutar del maridaje de sabores que ofrece”

Uso del lenguaje

El uso de extranjerismos, especialmente los anglicismos (del inglés), es muy utilizado no solo para darle caché a nuestros textos, sino porque son utilizados de forma global, especialmente entre un tipo de público elitista y con una formación académica, como por ejemplo:

“no deje de probar el gâteau piment, las ostras gratinadas, los fideos mine frit”

“un auténtico templo wellness”

“sus dieciséis bungalows están exquisitamente decorados”

“a la que acuden muchas celebrities”

“uno de los must-see de las Vegas”

“Ile aux Benitiers, Ile aux Cerfs, Ile Ronde”

Las funciones del lenguaje que predominan en estos artículos son la apelativa, centrándose en el receptor y en despertar su interés, y la literaria, buscando estimular la belleza y el goce con su mensaje.

Podremos hacer uso de recursos lingüísticos como la metáfora, pero sin abusar de ellos, ya que si no pasaría a ser un reportaje subjetivo, y eso no es lo que nos interesa.

“por la hipnotizante melodía de las olas”

“aguas cristalinas” “playas salvajes e interminables de arena inmaculada”

“Los picos de Europa, auténtico pulmón de España”

También debemos utilizar el recurso morfológico del epíteto, utilizando adjetivos calificativos para resaltar cualidades de la naturaleza sin añadir información extra.

“los majestuosos Picos de Europa”

“Una ruta inolvidable por la Costa Verde Española”

“Tierra de verdes paisajes bañados por el Cantábrico. De valles profundos y playas hermosas”

Y muchas enumeraciones, a nuestros lectores les gusta un lenguaje rico en recursos lingüísticos, como por ejemplo leer diversos sustantivos cuyo significado es similar para describir o resaltar un significado.

“Oviedo y Avilés, modernas, limpias, bien conservadas y acogedoras como pocas”

“Imposible olvidar la imagen de cada atardecer, de las puestas de sol sobre el mar desde la terraza”

“Un paraíso con playas de arena blanca, dunas salvajes y senderos “

Enfoque a la clase alta

Obviamente estas revistas no están enfocadas a todos los públicos, por lo que nos encontramos una notoria marginación a clases sociales medias y de bajo poder adquisitivo, convirtiéndose en un claro elitismo de este medio. Esta revista en concreto solo va dirigida a millonarios, el resto no pueden permitírselo. Se utilizan muchos términos y conceptos que por lo general sólo estas élites suelen conocer, ya que suelen ser personas cultas, apasionadas por la cultura y la geografía, que han tenido acceso a ello (existiendo muchas excepciones,  claro)

“El mercado cultural del Palacio Schonbrunn se encuentra en Ehrenhof, ante la antigua residencia de verano de los Habsburgo”

“Advertencia: apto sólo para millonarios”

“Partiendo desde la ciudad de Bergen, se realizan 34 paradas llegando hasta Kirkenes, corazón de la Laponia Noruega y frontera con Rusia”

Aunque toda la revista esté escrita con artículos y verbos en terminación masculina, no podemos decir que exista machismo, sino que es la utilización correcta de los artículos y verbos en la segunda persona.

“Reserve con tiempo unas horas para el temascal”

“que le hará reencontrarse con su alma y espíritu”

“que le llevarán hasta una reserva natural”

Copyright Robb Report

En definitiva, estos son los consejos que se deben seguir para escribir un buen artículo de lujo sea del sector que sea, aunque haya hecho hincapié en los artículos de viajes, pero todos siguen el mismo patrón. Sólo está en nuestra mano como periodistas de la nueva generación concienciados y empáticos con nuestra sociedad, en neutralizar esa sutil discriminación tanto de género, como de “raza” o socio-económica. Todos tenemos derecho a deleitar nuestra mente con estos artículos tan experienciales, y ricos en sensaciones, y mucha, pero que mucha cultura. ¡Convirtamos a toda la sociedad en una élite de intelectuales!

Leave a Reply

error: El contenido está protegido