Home PDV Análisis El Madrileño: el éxito de la disrupción

Crema, C. Tangana, Pucho, Puchito. Por todos estos alias ha pasado a lo largo de su carrera artística Antón Álvarez, de 30 años, pero sin duda alguna podemos decir que ha tocado el cielo ahora, siendo El Madrileño

El madrileño

El Madrileño dio a luz el 26 de febrero un álbum musical, de mismo nombre, que consiguió tan solo en las primeras 24 horas más de cinco millones de streams, lo que lo coronó automáticamente como “Mejor debut de un artista español en la historia de Spotify”, que se dice pronto. 

Pero, ¿cuál ha sido el éxito de este disco?

Si de algo sabe C. Tangana, es de marketing y de cómo vender todo lo que hace. Cada paso que da tiene a sus espaldas una estrategia perfectamente planificada, como hemos podido ver durante toda su carrera, y como no ha sido menos esta vez. Si bien es verdad que este éxito se ha visto reforzado por una campaña de publicidad astuta, este disco tiene algo que lo hace diferente a los demás y que ha gustado tanto al público como a la crítica. Prácticamente no ha hecho falta nada más que su estreno para que se corriera la voz y todo el mundo se pusiese a escucharlo. 

Una de las cosas que más ha llamado la atención, ha sido que en 14 canciones cuenta con más de 17 colaboraciones, que reúnen tanto a artistas legendarios y con un gran recorrido en la industria, como con otros más jóvenes que están comenzando a destacarse, desde los 20 a los 70 años, todo esto plasmado en cada featuring

Este álbum es una simbiosis de géneros musicales que viaja a través de la lengua hispanohablante, que te hace viajar sin desplazarte. Tangana consigue fusionar la música más tradicional, tanto la española como la latinoamericana, manteniendo ante todo la esencia genuina del estilo y sabiendo transformarla hasta conseguir un sonido contemporáneo y fresco que entra bien en cualquier oído. Porque ese es precisamente el pilar que cimenta esta creación que concilia varias generaciones y que consigue cautivar a un público que ha creado prácticamente a su imagen y semejanza. 

Rodearse de los mejores

Las dos primeras canciones que lanzó como anticipo al álbum, Demasiadas mujeres y Tú me dejaste de querer, fueron dos absolutos bombazos que causaron que todas las miradas se posaran sobre puchito, que ya dejaba vislumbrar una nueva etapa que en nada se parecía a las anteriores. La primera de ellas comienza con un solo de trompeta que da paso a la España profunda del Campanera de Joselito, que se funde con un sonido electrónico al más puro estilo Kanye West y la voz de Puchito que funciona como puente entre dos mundos que si no fuese por él, nunca imaginaríamos que podrían coexistir. 

Aunque la canción que realmente posicionó al Madrileño, fue Tú me dejaste de querer, que comparte con La Húngara y el Niño de Elche. Esta fue la primera colaboración del álbum que salió a la luz, y que resultó siendo aclamadísima por la multitud, ya que en nuestra época no se suele dar que un artista urbano y actual o de nueva ola como lo es él, decida trabajar con grandes de la canción popular española que ya no son tan actuales. 

Cualquiera que tenga unos mínimos de conocimientos en la canción portuguesa, se podrá haber dado cuenta de que Comerte entera, con la colaboración de la leyenda brasileña Toquinho, es una bossa nova vanguardista en la que El Madrileño ha sabido mezclar los ritmos clásicos de la bossa que cantaba Gilberto Gil, con los sonidos más nuevos del panorama musical en el Brasil de Anitta o Pabllo Vittar. Como resultado tenemos una canción sensual a la vez descarada, calmada a la par que pegadiza, en la que Antón canta con melancolía y sencillez. 

La lista de colaboraciones sigue con artistas como José Feliciano, Carín León,  Andrés Calamaro, Gipsy Kings, Jorge Drexler, Adriel Favela, Omar Apollo, Pepe Blanco, Kiko Veneno y Elíades Ochoa.

El éxtasis del álbum llega cuando junto al último de estos artistas, el son cubano se apodera del compás en Muriendo de envidia, que parece empezar como una rumba y tras una especie de estrofa más trapera, le sigue un solo instrumental muy salsero que transporta a Cuba y te invita a bailar.

 

 

Este álbum ha sido la demostración de una metamorfosis artística, que ha sufrido además del artista, toda España. En un mundo en el que cada vez todo es más global, nos vemos atrapados en una corriente que nos empuja a un sonido común y universal que como resultado carece de esencia y originalidad. La música en inglés era la regla y no la excepción, que sólo podía ser el reggaeton.

Tangana nos ha recordado cuál es la música que nos caracteriza, ni siquiera a los españoles, sino a todos los hispanos, haciendo temas desde el respeto y admiración, colaborando con los grandes de una industria que se había quedado lejana y olvidada.

Leave a Reply

error: El contenido está protegido