Home Gran Angular Reportajes Explorando la historia de los videojuegos

6 de junio de 1944, las tropas estadounidenses desembarcan en la playa Omaha dando comienzo a la operación Overlord, más conocida como día D o desembarco de Normandía. La guerra es algo indescriptible, que únicamente aquellos que la han vivido de primera mano pueden entender, pero gracias a películas como ‘Salvar al soldado Ryan‘ convierte a la gente en espectadores del pasado.

El cine es el arte más inmersivo que existe. La combinación de lo visual con lo sonoro conduce a lugares inimaginables para otros medios como la literatura o la pintura. Pero, ¿cuál es el siguiente paso? ¿Qué pasaría si se dejara de ser simples espectadores para interpretar a los protagonistas? ¿Y si se pudiera convertirse en uno de los miles de soldados de la playa de Omaha? ¿O se pudiera encarnar a Neo en Matrix y elegir entre la píldora azul o la roja?

Los videojuegos son el futuro en la forma de contar historias. Se pasa de ser simples espectadores de una realidad alternativa a formar parte activa de ella.

Cuando se ve la película de Spielberg se observa la lucha. Sin emabrgo, en ‘Call of Duty:WWII‘ es el propio espectador el que avanza por la playa y aprieta el gatillo. Sus propias decisiones marcará la supervivencia del pelotón, no solamente la suya.

Interactividad y empatía

Hay que matizar que, mientras que la película está adaptando un hecho histórico, el videojuego adapta el mismo momento. El jugador el que adopta al protagonista, es decir, lo interpreta.

Un ejemplo de esto es el videojuego ‘Entiérrame, mi amor‘ el cual se introduce en la piel de Madj, cuya esposa, Nour, ha decidido huir de una Siria asolada por la guerra para encontrar refugio en Europa.

El juego replica la interfaz de una aplicación de mensajería instantánea, como Whatsapp. Cada vez que se habla se tendrá varias frases disponibles entre las que elegir. Se puede jugar desde un dispositivo móvil, lo que aumenta aún más la inmersión.

La interactividad crea un vínculo entre la pareja que ningún otro medio puede imitar. El encariñarse con un personaje que reacciona orgánicamente a la manera de actuar del ser humano. Esto aumenta a su vez la tensión de la situación que se está viviendo. En ocasiones el juego obligará a tomar decisiones que influirán enormemente en el viaje de Nour. No puede existir una mejor representación de la angustia que viven los familiares de los refugiados.

Como ya se ha comprobado, el videojuego, gracias a su interactividad, es capaz de sumergirse en otras realidades y crear empatía con los personajes. Se deja de ser meros espectadores para ser parte activa de la historia, con todo lo que eso conlleva.

Pero la interactividad va más allá de crear emociones, también crea mundos, escenarios tangibles que se puede recorrer al gusto del jugador y que, como no, pueden llegar a imitar al pasado.

Interactividad y viaje

La desarrolladora de videojuegos francesa Ubisoft es conocida por ambientar sus juegos en momentos históricos. Se nota el respeto y rigor histórico con el que trataron tras el lanzamiento de 2014 ‘Assassins Creed Unity‘, ambientada en la Francia revolucionaria (1789). Todo este esfuerzo se puede resumir en una sola edificación: se alza firme sobre París, la catedral de Notre Dame.

La diseñadora de niveles, Caroline Miousse, realizó una investigación exhaustiva de 14 meses para recrear el edificio hasta el más mínimo detalle. Cientos de escaneos láser fueron empleados tanto en el interior como en el exterior de la catedral con una tasa de error de 5 milímetros.

Tras el fatídico incendio de 2019 el juego se pudo descargar gratuitamente durante una semana y hoy en día está siendo de gran ayuda de cara a una futura reconstrucción del edificio.

Ni las descripciones preciosistas de Víctor Hugo ni el jorobado de Notre Dame hacen tanta justicia al ya extinto icono parisino como Assassins Creed. No lo observamos, se vive de primera mano.

Futuro del videojuego en la cultura

El debate sobre si los videojuegos son arte o no sigue por desgracia vigente hoy en día. Los medios más tradicionales mantienen una opinión anticuada y llena de desinformación sobre el medio. Ejemplo de esto es como en julio de este año. Medios como EL PAÍS culparon a los videojuegos del asesinato homófobo de Samuel Luiz en La Coruña.

Por suerte no son todo malas noticias. En agosto de este año, el ministerio de Cultura y Deporte aprobó la tramitación de un anteproyecto de ley por el cual los videojuegos pasarían a ser una tipología concreta de objeto de Depósito legal. Esto facilita así su preservación y acceso al mismo con fines culturales, de investigación o información.

El polémico bono cultural de 400 euros para aquellos que cumplan 18 años en 2022 incluye a los videojuegos entre el cine, la literatura o el teatro entre otros.

La vicealcaldesa de Madrid emitió en un comunicado en abril afirmando que quería convertir la capital de España en la capital mundial del videojuego. Eso sí, es un proyecto más motivado por los beneficios económicos que ofrece que por impulsar el medio en sí.

Más País ha reiterado en varias ocasiones su apoyo al medio y mencionan su valor a la hora de tratar problemas como el autismo y destacan su cualidad como herramienta.

También se están dando grandes pasos en las aulas. La Universidad de Tennessee cuenta desde este año con una asignatura llamada ‘Red Dead America‘ donde el profesor de historia Tore Olsson está usando la saga de videojuegos ‘Red Dead Redemption‘ como base para entender los Estados Unidos entre 1899 y 1911, ya que, en sus propias palabras, el juego es un buen ejemplo de temas como la revolución mexicana y su impacto transnacional, el sufragio femenino, la memoria de la guerra civil y la causa perdida de la confederación, entre otros muchos.

En definitiva, los videojuegos son un medio joven que ha evolucionado desde un mero entretenimiento a un arte en mayúsculas de la misma forma en la que el cine era considerado un simple entretenimiento de circo en sus inicios hasta convertirse en el fenómeno de masas que es hoy en día.

Hay que respetar a los videojuegos y solo entonces ellos nos respetarán a nosotros

Leave a Reply

error: El contenido está protegido