Home Gran Angular Artículos Exprime el Viernes Negro

Último viernes de noviembre, día después de Acción de Gracias, ansiada fecha para el ahorro, celebración consumista y jornada de estrés si no existe planificación previa.

El Black Friday ya es un evento por todos conocido en España, pese a tratarse de un anglicismo que reúne tanto fanáticos como detractores. Rebajas fuera del período de rebajas y antes de diciembre. ¿A quién no le molesta que los descuentos sean después de Navidad cuando es la época del año que más gastamos? 

Viernes Negro

Imagen de Heidi Sandstrom en Unsplash

Por eso desde Cuatro Círculos, os traemos algunos consejos para que este Viernes Negro -si se permite la adaptación al castellano- sea óptimo para vuestros bolsillos y vuestras ansias de consumismo.

Anticípate

Un poco tarde quizás, ¿no? No creas. Aún estás a tiempo de pasearte por las tiendas físicas y ver lo que te pueda interesar. De todas formas lo que había la semana pasada o antes de ayer nadie te asegura que este mañana, pero lo que tienen hoy expuesto es más que probable que sí. Aunque te la encuentres entre una muchedumbre y cordilleras completas de prendas ajadas de temporadas pasadas, esa pieza hoy perfectamente doblada mañana estará ahí. Da gracias a que tengas la suerte de no estar en EEUU, allí el Viernes Negro -su Black Friday original- es prácticamente fiesta nacional.

Viernes Negro

Imagen de Anna Dziubinska en Unsplash

Aquí el que no corre, navega

Pero antes de abrir la puerta de casa para salir hacia las tiendas físicas, abre el pórtatil. El marketing digital es una disciplina digna de estudio. ¿Complicada? Sí, pero nos somete como bobos. Ya no es solo que puedas conseguir lo que sea que quieras desde la comodidad de tu hogar, sino que puedes hacerlo antes del propio Viernes Negro. 

Tal es el caso de Inditex que nos aplica los descuentos hasta 12 horas antes de que abra sus tiendas. A las 22:00 ya podéis comprar en las páginas web, no si antes os han arrebatado vuestra lista de deseos aquellos que a las 20:00 lo hayan hecho en las aplicaciones. Por cierto, en Mango llevan desde anoche, así que probablemente ya vayas tarde.

No todo va de ropa

Quizás tu no seas tan fashion victim y te venga dando lo mismo si la ropa se encarece como si se regala. Pues eso no te hace menos interesado en este día, te lo aseguro. Pues todo el mundo tiene intereses y no existe aquel que no pueda satisfacer sus necesidades de consumo con un descuento en el Viernes Negro. 

Desde la tecnología o entradas de cine hasta descuentos en suscripciones de todo tipo u obras de arte. También puedes comprarte un coche y hacerle un seguro más económico. O si no quieres el seguro para el coche, puedes hacérselo a tu hogar o a tu mandíbula. En el caso de que no quieras comprar nada fuera de lo común y cotidiano, puedes hacer la compra del mes. Los supermercados también tienen descuentos y comer tienes que comer sí o sí. ¿Por qué no ahorrar un poco?

No dudes, compra

Si no has tenido tiempo de planificar lo que quieras comprar y tampoco lo vas a hacer, ya sea por pereza, por falta de tiempo o porque no actúas bien bajo presión, simplemente compra. Añade al carrito, digital o material, y compra. Cómpralo todo sin pensar. Ten en cuenta que aunque parezca demasiado para tu bolsillo, luego puedes decidir tranquilamente que es lo que quieres quedarte y que es lo que vas a devolver. Mejor es devolver algo que tener que comprarlo más caro a la semana siguiente o arriesgarte a perderlo cuando llegue enero. No serías el primero con sueños rotos por tener la esperanza de que al otro lado de diciembre vas a conseguir lo que dejaste sin comprar.

bolsa

Imagen de Lucrezia Carnelos en Unsplash

Pequeño comercio, gran oportunidad

El Viernes Negro como casi cualquier otro tipo de día o período de rebajas -véase el Cyber Monday o las mid-season sales– beneficia en mayor parte a las grandes superficies, franquicias y gigantes empresariales. Pero existen unos pequeñas -nunca mejor dicho- perjudicadas, las cuales no pueden hacer frente a un descuento masivo, pero seguro que ofrecen un trato infinitamente más personal y agradable.

Me refiero a las tiendas locales de toda la vida, que aplican sus rebajas conforme a lo que la economía les permite, pero que al tener menor volumen de ventas, favorecen las compras relajadas y sensatas. Por lo tanto en este Viernes Negro no te olvides de los pequeños comerciantes porque no hay nada mejor que conseguir algo original y de calidad a un precio reducido.

Leave a Reply

error: El contenido está protegido
A %d blogueros les gusta esto: