El Covirán Granada consigue el ascenso a la ACB

Muchos granadinos se han ido este viernes a dormir con una sonrisa en la cara. No era para menos. El Covirán Granada cumplió sus deberes y, tras varias campañas intentándolo, había logrado el ascenso a la ACB y el ser campeón de la Liga LEB Oro. El año pasado lo rozó con los dedos en el playoff y, tras cuajar una temporada muy regular donde rindió a las mil maravillas, pudo conseguir su recompensa.

No era una noche cualquiera. El Palacio de Deportes se había engalanado para una cita que podría pasar a la historia. El duelo ante el CB Almansa podría marcar un antes y después en el Covirán Granada y en el baloncesto granadino. La ACB se encontraba a la vuelta de la esquina y, con mucha emoción y tensión por parte local, los de Pablo Pin salieron conscientes de lo que podían vivir en caso de sumar una victoria esa noche.

Los granadinos dependían de sí mismos. Una victoria ante el conjunto almanseño les colocaba de manera matemática la próxima temporada en la Liga Endesa después de que el Estudiantes tropezara en Palencia. Un sueño al alcance de muy pocos.

El último registro en la categoría de oro del baloncesto nacional databa de la campaña 10/11. Ese curso el ya desaparecido CB Granada vivió su última temporada en Primera. Desde entonces, ningún equipo de la provincia había podido estar ahí.

Más de ocho mil personas arroparon a los rojinegros este viernes. Lleno absoluto. El Palacio rugía y el plantel intentaba responder ante el equipo albaceteño, que llegaba a la cita tras haber salido derrotado en los últimos cuatro partidos y con el agua al cuello viendo que se acercaba cada vez más a la zona de descenso.

Empezaba poniéndose por delante los visitantes, aunque las principales ofensivas las tuvieron los locales. Bropleh y Lluis Costa azotaron un fuerte mazazo para ponerse por delante con una ventaja de cuatro puntos ante un Almansa muy nervioso en los primeros compases y un sólido Covirán Granada en tareas de repliegue.

Al primer tiempo muerto, el Covirán Granada se fue nueve puntos arriba. Estaban motivados, y no era para menos. El Almansa comenzó a responder después de este breve parón. Los de Rubén Perelló recortaron la grandiosa ventaja local para ponerse a tan solo dos puntos de los andaluces. 

Enchufados y a por más

El Covirán Granada terminó reponiéndose a la réplica del Almansa con un cierre del primer cuarto apabullante (24-16). Los de Pablo Pin no querían dejar perder esta valiosa oportunidad y sabían que si mantenían este nivel y actitud sobre el parquet iban a conseguir su ansiado objetivo.

Los triples de Christian Díaz y de Germán Martínez, que sin duda alguna fue el MVP del choque, les valieron al inicio del segundo cuarto al Covirán Granada, que se llegó a ir once puntos por encima (34-23) al tiempo muerto solicitado por los visitantes. El duelo que desarrollaron los granadinos no se lo podía imaginar ni el más optimista.

Los rojinegros estaban enchufadísimos. Sumaban y no paraban. Germán Martínez estaba desatado. Sus muñecas parecían de goma. Triple tras triple. Se marchó en los últimos compases del segundo cuarto con quince puntos anotados por él. Una auténtica barbaridad.

Demoledores los registros del Covirán Granada, que se marchó al descanso con una amplia diferencia en el luminoso de 22 puntos (50-28 puntos). El ascenso parecía cada vez más cerca, y en el Palacio de Deportes el público lo sabía.

La cacería no había terminado

Tras el descanso, el Covirán Granada salió en la misma línea. Ataques fulminantes y veloces que hacían imposible de parar para el Almansa. La ventaja seguía en ascenso y no había ningún tipo de reacción por parte almanseña (59-28).

Los de Pablo Pin no sabían poner los frenos ante un Almansa que no reaccionó lo suficiente ante un plantel nazarí que se sentía cómodo y seguro viendo el grandioso resultado que estaban sacando en este tercer cuarto (74-43).

El último cuarto del partido ya era una fiesta total. Todo el mundo sabía que el partido tenía ya un ganador con una diferencia que llegaba a superar los 34 puntos a favor de los granadinos en un cierto momento. Los de Pin no paraban y el rival, muy decaído tras todo lo vivido, no pudo hacer frente a un Covirán Granada que arrollaba por donde pasaba.

Los cánticos en el graderío y el júbilo entre los presentes era notable. Los jugadores respondieron en el campo, y de qué manera. El duelo terminó con un resultado a favor de los locales de casi cincuenta puntos (102-60). El final soñado. El objetivo, por tanto, se había cumplido. El Covirán Granada estará la próxima campaña en la ACB.

Ficha técnica

Covirán Granada: Thomas Bropleh, Petit Niang, Germán Martínez, Edu Gatell, Ramón Vilà, Christian Díaz, Lluis Cota, Pere Tomàs. David Iriarte, James Ellisor, Jacobo Díaz, Joan Pardina.

CB Almansa: Jalen Nesbittm Eddy Polanco, Carles Bivià, Kevin Barcy, Fabio Santana, Robertas, Grabauskas, Arvydas Gydra, Edu Martínez, Ioannis Dimakopulos, Justinas Olechnavicius.

Resultado: 24-16 (1Q); 50-28 (2Q); 74-43 (3Q); 102-60 (4Q).

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 33 de la liga LEB Oro, jugado en el Palacio de Deportes de Granada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: El contenido está protegido