Home Gran Angular Hasta siempre, Atticus

Harper Lee recibió en 2007 la Medalla de la Libertad por su lucha contra la segregación racial. Foto: The White House

Harper Lee recibió en 2007 la Medalla de la Libertad por su lucha contra la segregación racial. Foto: The White House

La comunidad de lectores despedía el pasado 19 de febrero a una de las más grandes de la literatura del siglo XX: Nelle Harper Lee, creadora del mítico Atticus Finch. Ganadora del premio Pulitzer en 1961 por su novela Matar a un ruiseñor, la autora,  lejos de darse aires de grandeza tras ganar con su única obra uno de los premios más importantes de la literatura, decidió pasar su vida lejos de la prensa y de los flashes de las cámaras, refugiándose en la tranquilidad de su ciudad natal.

Publicada en 1960, la obra está protagonizada por el abogado Atticus Finch, un hombre de gran recitud y sentido común, defensor incondicional de sus valores morales e integridad que, además de tener que enfrentarse a un caso particularmente difícil en su carrera, debe cuidar de sus dos hijos, Jem y Jean Luise (apodada Scout), huérfanos de madre. Mientras los dos niños descubren el mundo que les rodea, acompañados de su inseparable amigo Dill, Atticus se ve envuelto en un juicio en el que deberá defender a un hombre afroamericano acusado de violar a una chica blanca.

La adaptación cinematográfica de 1962, dirigida por Robert Mulligan y con Gregory Peck en la piel de Finch, se considera un clásico del cine y le otorgó a su protagonista un Oscar y un Globo de Oro a Mejor Actor. La cinta consiguió además los Oscars a Mejor Guión Adaptado y Mejor Dirección Artística.

No fue hasta 55 años después de la publicación de su gran éxito, cuando la autora decidió por fin devolver a la vida a la pequeña Scout, convertida ya en una mujer, en su segunda novela Ve y pon un centinela. En esta ocasión, Jean Luise vuelve a su Maycomb natal para visitar a su padre, mostrando una madurez y un realismo que contrasta con la inocencia infantil de la primera obra.

Hija de un importante abogado, Lee era la pequeña de una antigua familia del condado de Monroe, Alabama. Íntima amiga del también escritor Truman Capote, Nelle (como así la llamaban sus amigos) estudió Derecho en la Universidad de Alabama, y más tarde se trasladó a Nueva York para trabajar en una compañía aérea. Tras el éxito de su primera novela, la autora se decantó por el más absoluto retiro, negándose a conceder entrevistas. Alejada de un mundo que ella consideraba contaminado por la injusticia y la segregación racial, pasó sus últimos años de vida en una residencia para ancianos ubicada en la ciudad de Monroeville.

Leave a Reply

error: El contenido está protegido