Home Gran Angular Los 365 días del Nevada

Fachada principal del centro comercial Nevada. Foto: Camila Montoya

El Centro Comercial Nevada abrió sus puertas hace justo un año. Tras un largo tiempo de construcción, donde los problemas fueron constantes, las instalaciones vieron la luz y se ponían a disposición de los ciudadanos el pasado 23 de noviembre de 2016. El primer impacto que tuvo este ‘megacomplejo’, fueron las miles de personas que se congregaron el día de la inauguración y, posteriormente, en la apertura al público.

Sus más de 200 tiendas, destacando las de ropa, cosmética, electrónica y restaurantes, le sitúan como uno de los centros comerciales más grandes de España y de Europa con una superficie de 120.000 metros cuadrados. Además, la llegada del Nevada ha supuesto un gran impacto en la economía de la provincia, principalmente en la capital granadina y Armilla, donde se localiza el complejo; y en el empleo, donde se estima que ha habido 7.000 nuevos trabajadores.

Es por ello que para este aniversario, nos desplazamos hasta allí para pasear por las distintas zonas del complejo y conocer cuál es la opinión de los clientes. Fueron muchas las incógnitas que levantó el centro comercial con su llegada a la ciudad de Granada, pero éstas se han ido disipando con el paso del tiempo para bien o, desafortunadamente, para mal.

LOS JÓVENES LO VISITAN CON MÁS FRECUENCIA

La llegada del Nevada ha establecido un nuevo lugar de ocio y comercio para los granadinos. Las numerosas tiendas, sobre todo las más populares, o restaurantes son los lugares que más merodea la clientela juvenil, que por lo que nos informa, visitan el complejo de forma más ocasional: entre dos o tres veces al mes. Es cierto que los jóvenes de 16 y 25 años son quienes visitan con más frecuencia este espacio, aunque la sociedad más adulta, también acude al centro de forma esporádica.

Torre comercial que preside el Nevada. Foto: Camila Montoya

Otro de los grupos de usuarios que encontramos en el centro comercial Nevada son las familias. En este sentido, lo hacen con menos asiduidad, una vez cada mes o dos meses, para pasear, comprar ropa u otros productos y finalizar en la zona de restaurantes donde almuerzan o cenan.

Por último, este espacio no ha atraído solo a los granadinos, sino que también acoge a población de fuera de la provincia. En general, estas familias llegan al centro los fines de semana para conocerlo, pasear, comprar en las tiendas más importantes o que no existen en su localidad y para disfrutar de la gastronomía en la zona de hostelería.

LA PUESTA EN MARCHA DEL METRO, UN GRAN RESORTE PARA EL CENTRO COMERCIAL

Uno de los aspectos más importantes del Nevada son los accesos para llegar al complejo. Situado próximo a la autovía, junto al desvío de Armilla, provoca numerosas retenciones en la circunvalación de la capital granadina. Pese a ello, un alto porcentaje de los entrevistados se traslada en coche y afirman que tanto los accesos como la zona de aparcamiento están en buenas condiciones.

Además del coche, los usuarios del centro comercial utilizan el transporte público. La irrupción del Metro ha sido una bombona de oxígeno para el tráfico en la circunvalación y muchas personas utilizan este medio para ir al Nevada. El autobús urbano, el otro vehículo público, tiene bajos porcentajes de usuarios ya que las únicas conexiones que existen con Armilla provienen del cinturón metropolitano.

Por otra parte, la manera menos frecuente de llegar a las instalaciones es a pie. Muy poca gente camina para llegar hasta allí, ya que tienen que superar un camino peligroso que cruza una rotonda próxima a la autovía y donde hay mucha afluencia de tráfico constantemente.

El centro comercial se prepara para la Navidad. Foto: Camila Montoya

EL CENTRO Y LOS BARRIOS, LOS DAMNIFICADOS POR ESTE ‘GIGANTE’

Pero no todo lo que ha traído el centro comercial Nevada a la ciudad de Granada y a los granadinos ha sido positivo. Este coloso del mercado se ha colado entre la población obligando a varios comercios del centro y de los barrios a cerrar. Los pequeños establecimientos no pueden hacer frente a la economía del complejo y han visto cómo sus ventas han caído durante el último año.

Pese a ello, la gente entrevistada cree que aunque los comercios del centro hayan perdido clientela, la sociedad seguirá yendo y comprando en dichos lugares, ya que éstos desprenden un encanto único. Uno de los ejemplos que nos brindan es el de la Navidad, una de las fechas más importantes para el comercio, donde los granadinos sienten la tentación de pasear por el centro junto con el alumbrado mientras se encargan de hacer las compras tradicionales.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido
A %d blogueros les gusta esto: