Home Gran Angular Artículos Pequeño comercio en Navidad: ¿en peligro de extinción?

pequeño comercio en Navidad

Escaparate comercial en Granada. Foto: Marina Gámez

Las grandes superficies e internet consiguen la mayoría de las ventas Navideñas porque tienen más medios para llegar a la gente

Los dueños del pequeño comercio local temen que en unos años gran parte de las tiendas de barrio desaparezcan. La mayoría afirman que las ventas cada vez van a menos y que si todo sigue así acabarán cerrando. “Estamos subsistiendo gracias a la gente del barrio” contó la dueña de una droguería del centro. Afirma que desde la apertura del Nevada la gente ya a penas va a hacer sus compras a las pequeñas tiendas de su zona. 

La gente de a pie piensa que en los centros comerciales está todo al alcance de la mano y hay más variedad. Hacer las compras así resulta más cómodo y sencillo. En un mismo lugar está todo lo que el consumidor necesita. Los precios son mejores, sobre todo en época de rebajas. Incluso, hay quien piensa que en las grandes superficies se venden cosas de mejor calidad.

Ventajas del pequeño comercio

Por otro lado, están los que prefieren ir a pequeños comercios, son la minoría. En general gente adulta, jubilados. Prefieren este tipo de establecimiento por el trato cercano y familiar que aportan. Los dependientes aconsejan a sus compradores sobre la calidad de sus productos, normalmente son productos frescos, y sobre la mejor manera de prepararlos. 

Pero, a pesar de las grandes ventajas que aporta el pequeño comercio ya prácticamente nadie se para a comprar en ellas. Entre los consumidores parece que la teoría está muy clara. Hay que favorecer a este tipo de empresas para que no desaparezcan, pero a la hora de aplicarlo a la práctica, gran parte de la gente se decanta por las grandes superficies. 

Las empresas de mayor tamaño, además, tienen más facilidades para llegar a la gente. Pueden invertir en grandes campañas publicitarias y jugar con los precios como más les convenga. Esto es algo contra lo que la mayoría de comercios locales no puede competir.

Entre los dueños de pequeñas tiendas hay un pensamiento muy pesimista ante esta situación. No le ven solución. Piensan que los ciudadanos ya no valoran el trato cercano y la amabilidad. Antes en los barrios se conocía todo el mundo. Había más ambiente de familia. En cambio, ahora, hay personas que viviendo en el mismo bloque de pisos no se conocen. Y este cambio de mentalidad se aplica también al comercio.

Otro gran enemigo está amenazando a los dos tipos de venta, internet. Según un estudio realizado por ICEX, en 2019 uno de cada diez españoles va a realizar sus compras navideñas online. Es la forma más fácil de comprar porque te lo llevan a la puerta de tu casa con solo mover un dedo. Muchos piensan que esta es la forma de venta del futuro y que de aquí a unos años las tiendas físicas van a desaparecer. 

Leave a Reply

error: El contenido está protegido