Spider-Man: No Way Home, una larga espera que supo a poco

La tercera entrega del Hombre Araña prometía según lo que Marvel y Sony mostraban en los trailers meses atrás, es decir, por lo que planteaba la trama,  la acción mostrada, el tono dramático, etc. No se puede negar que la idea es buena, sobre todo, si se tiene en cuenta la presencia de los villanos de las dos sagas de los anteriores Peter Parker.

La cinta es claramente un homenaje a las dos sagas anteriores, no solamente a los personajes, si no también remarcando el estilo y la esencia que tenia cada una de ellas, haciendo honor al trabajo de aquellos directores y al equipo de trabajo que había detrás de las cámaras. Eso de cara al espectador y a la mayoría de los fanáticos del personaje les será sencillo de disfrutar, pero eso no quita que la peli pudo ser mucho más.

Antes de su estreno, hablaban de este filme como el próximo evento cinematográfico tras Endgame. Es cierto que se podría denominarse de esa manera, versionado dentro del mundo de Spider-Man, pero no alcanzan esos niveles ni en la historia, el drama y la acción.

Otras de las dudas que hay sobre la mesa es el uso del fanservice, ya que la idea es que no funcionen solamente para contentar a los fans. Eso causaría que la peli se desmoronaría por sí sola y la otra cuestión es que el motivo de esta cinta no sirviera para alzar a las otras sagas, porque entonces el intento de esta entrega de ofrecer algo diferente quedaría en vano.

No es que quede cutre, pero si es cierto que no llegan a rendir homenaje al Doctor Octopus. Optan por darle un tono cómico, en algunos momentos abusivo, por tal de empatizar fácilmente con el espectador debido al fanservice. Si es verdad que esta peli mira muy a futuro, sobre todo en líneas argumentales, por lo que no eleva a las otras quedándose esta cohibida.

A pesar de la presencia de tantos nuevos personajes en el universo del UCM, la cinta se sigue centrando en los personajes principales de la saga actual. Tom Holland, en esta ocasión, recobra el carácter más dramático y emocionante del Spider-Man de los cómics. Junto a Lobezno y Daredevil, es uno de los personajes que más ha sufrido y en esta cinta deciden darle un gran peso dramático.

También se centran en los personajes interpretados por Zendaya y Jacob Batalon. En esta ocasión, tienen una presencia más importante y en ocasiones funciona, pero no emociona. No acapara para nada la parte espectacular de la cinta.

No solo trata esto de apariciones. Hay homenajes claros a momentos vividos de las anteriores sagas y las recuperan de cierta forma que logran que la peli funcione y sepa avanzar, aunque en ciertas ocasiones no les queda otra que progresar como sea, aunque el motivo de ello no tenga sentido alguno.

Comparada esta con sus precedentes dentro del universo de Marvel es la mejor, pero gracias a esos elementos mencionados que facilitan mucho más el disfrute de la cinta. La idea de la trama, al igual que en Spider-Man: Into the Spider-Verse, bebe mucho de los cómics del personaje. En los tebeos del Hombre Araña se juega mucho con eso de juntar personajes de diferentes realidades y esta tan presente en la cinta que logra ser disfrutable.

En general, no es el mejor proyecto de Marvel de este año y ni siquiera la mejor de Spider-Man. Con respecto a los otros proyectos estrenados este 2021, es la que más avanza y muestra más detalles por donde puede encaminarse el futuro del UCM.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: El contenido está protegido