Mank: La nueva película de Netflix de David Fincher no es para todos

Después de seis años sin estrenar una película, el aclamado director David Fincher regresa con Mank, en colaboración con Netflix. Esta cinta cuenta con un elenco estelar que incluye a Gary Oldman, Amanda Seyfried, Lily Collins, entre otros. Aunque se trata de una película que aborda la creación de Ciudadano Kane y ha sido elogiada como una de las mejores del año, con varias posibilidades de obtener premios Oscar, surge la pregunta: ¿vale la pena invertir tu tiempo en verla?

Es una rica recreación del antiguo Hollywood

Al ver el tráiler, se puede apreciar la meticulosa recreación del Hollywood de principios de los años cuarenta en Mank. En esta película, se narra la historia de cómo Orson Welles, quien estaba ganando renombre en la industria del entretenimiento, obtuvo un contrato gratuito para ir a Hollywood y demostrar su talento como guionista en uno de los principales estudios. En su búsqueda, decide centrarse en la figura de William Randolph, interpretado magistralmente por Charles Dance. En aquel momento, William era un hombre extremadamente poderoso y estaba involucrado en la política y en causas sociales de gran relevancia. Ir tras él resultaba una idea arriesgada, pero Mank decide contar las razones por las cuales no se debe molestar a alguien tan influyente como William.

David Fincher y su equipo demuestran su maestría en la realización de películas, y en esta ocasión, han optado por filmar en blanco y negro, logrando recrear el estilo cinematográfico de las décadas de los treinta y cuarenta. La película evoca la sensación de estar viendo una obra creada por los legendarios estudios Warner Brothers o MGM en su época dorada. La música, un elemento esencial en las películas de Fincher, está a cargo de Trent Reznor y Atticus Ross, quienes han logrado capturar la esencia de las bandas sonoras de la época.

Es atractiva para los historiadores de cine

La película Mank aborda la pregunta sobre quién merecía el reconocimiento por el guion de Ciudadano Kane: ¿Orson Welles o Herman J. Mankiewicz? Es en esta cinta donde se encuentra la respuesta. Ambos ganaron el premio Oscar al Mejor Guion Original, siendo esta la única estatuilla que recibió la película.

Mank logra introducir a varios personajes destacados de la época, como el hermano de Mankiewicz, quien se adentra en la industria cinematográfica como novato, así como figuras importantes como David O. Selznick e Irving Thalberg, quienes eran poderosos en el Hollywood de aquel tiempo.

Sin embargo, es importante mencionar que si no tienes un interés particular en los antiguos estudios de Hollywood, las producciones cinematográficas y los motivos detrás de la creación de dichas películas, puede resultar difícil de apreciar.

Al público casual no le importará un carajo

Es de esperar que al público que disfruta del cine contemporáneo no le resulte relevante lo que sucede en Mank. Sin embargo, la actuación de Gary Oldman a lo largo de la película y los motivos que lo llevan a escribir Ciudadano Kane son puntos fascinantes de esta historia. Mank parece ser un making of de las icónicas historias de Hollywood, donde los escritores son los cerebros detrás de toda la producción. A pesar de esto, aquellos que no formen parte del público objetivo de la película de Fincher se darán cuenta a los veinte o treinta minutos de que esta no es su tipo de película.

David Fincher tuvo dificultades al buscar un personaje que nos introdujera en la historia, y la interpretación de Gary Oldman como Mank, cómo desafía la arrogancia de la riqueza que lo rodea, es un punto a favor. Sin embargo, también puede resultar un obstáculo para conectar con él como personaje principal, lo cual puede no ser la mejor manera de involucrar a la audiencia en la historia.

Es algo similar a lo que ocurrió con La Red Social. La diferencia entre estas dos películas radica en que en Mank, el guion fue escrito por el fallecido padre de David Fincher, Jack Fincher, lo cual es un hermoso tributo. Sin embargo, al mismo tiempo, no tener a la persona presente negaba la posibilidad de hacer cambios en el guion o de aportar un punto de vista diferente, a diferencia de La Red Social, donde el guion fue escrito por Aaron Sorkin y Fincher pudo trabajar con él en todo momento.

Pensamientos Finales

El filme pierde impulso al adentrarse en la política de los estudios, sin embargo, está excepcionalmente bien producido y cuenta con aspectos técnicos fantásticos. Es increíble tener la oportunidad de ver una película sobre la creación de Ciudadano Kane.

Es un gran punto a favor que Netflix invierta en proyectos artísticos como este, al igual que lo hizo con Roma de Alfonso Cuarón. Son proyectos apasionantes para los creadores. Aunque Netflix aún no ha logrado expandir completamente su público objetivo con este tipo de proyectos.

A pesar de eso, se pueden apreciar claramente las intenciones de la plataforma de apostar fuerte en los Oscar y de que Fincher finalmente reciba la estatuilla que tanto merece.

Calificación final para Mank: 8’5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido está protegido
A %d blogueros les gusta esto: