Home Gran Angular Rugby: las “Leonas” de Granada

El rugby femenino tiene un referente en el C.D. Universidad de Granada. Foto: Víctor Molina

El rugby femenino tiene un referente en el C.D. Universidad de Granada. Foto: Víctor Molina

El rugby femenino se encuentra en auge y en Granada podemos encontrar grandes ejemplos de ello. El C.D. Universidad de Granada se considera desde hace años como el equipo más importante de la ciudad, del que suelen salir convocadas aporta jugadoras a la Selección Andaluza. Alhambra Nievas, precisamente, se sitúa en la cima del rugby femenino. La exjugadora ha sido galardonada como mejor árbitro del mundo entrando en la historia del rugby mundial.

Tomando parte directa del juego, el C.D. Universidad de Granada se encuentra en plena competición. El equipo nazarí es históricamente un gran impulsor de este deporte en Andalucía, siendo uno de los mejores equipos de la comunidad autónoma. La historia del club es la historia de la transmisión de unos valores por medio del deporte, representando de manera más que digna a la ciudad de Granada y formando grandes jugadoras. Algunos ejemplos del gran trabajo del club los encontramos en María del Castillo, Elena Cueto o Rebecca Liszt, que tomaron parte en Campeonatos Nacionales representando a la Selección Andaluza. Hoy en día, el club cuenta con una plantilla joven, ilusionada y cargada de talento de la que cabe destacar el gran ambiente que existe y es que, como ellas mismas dicen “más que un grupo, somos una familia”.

¿Cómo y cuándo comienzas a jugar al rugby?

Katja Ljubic (Delantera)- Pues empecé este año y ¿cómo? Pues porque mi padre juega al rugby y mis dos hermanos pequeños también, entonces, en un encuentro que hubo en Motril, me encontré con una chica del equipo de “Uni” y me dijo que si al empezar la temporada me quería venir y, desde entonces, aquí estoy.

Chiqui (Primer Centro)- Pues sabía que la novia de uno de mis amigos de toda la vida jugaba y yo estaba harta de jugar al volleyball y los deportes más comunes y, como me gustaba el contacto, probé y, desde el primer día, me quedé. De eso hace ya casi cuatro años.

¿Cómo calificarías la situación del rugby femenino en la actualidad en España?

K- Relativamente desconocido.

C- Pues yo creo que cada día está más en auge, porque, gracias a las Olimpiadas y a la representación que hemos tenido, tanto masculina como femenina, el rugby se ha promocionado y cada día juegan más chicas y chicos, aunque lo que más nos interesa son las niñas porque el deporte femenino está menos considerado y recibe menos apoyo.

Álvaro (Entrenador de delantera): Llevo en este club once años jugando, además de ser entrenador de este club. La verdad es que el rugby femenino en España está teniendo muchísimo más éxito que el masculino. Está mucho más cerca el nivel mundial que en el rugby masculino.

El rugby, en especial el femenino, se encuentra en pleno proceso de evolución en España, sin embargo, no consigue alcanzar la popularidad de otros deportes. ¿Por qué?

K- Pues, principalmente, el fútbol está muy arraigado en el estilo de vida español, entonces, a diferencia de otros países en los que, quizás, haya un poco más de amplitud de mente respecto a este tema, el fútbol se ve como el deporte más preferido, el que siempre vas a encontrar en cualquier polideportivo, en lugar de otro tipo de deportes que promuevan otro tipo de valores que, quizás, sean más positivos.

C- Pues yo creo que es que lo mediático es el fútbol, el volleyball se ve, sobretodo, para chicas, el baloncesto porque tenemos una selección muy potente desde hace años… Pero yo creo, y deseo, que las niñas que están saliendo ahora van a hacerlo genial y van a promocionar el rugby porque vamos a quedar campeonas del mundo en breve. Como es un deporte de contacto a diferencia de los deportes “típicos” de niñas como el volleyball y el baloncesto en los que el contacto no es igual, pues se le tiene más miedo, pero, una vez que prueban y se meten en el mundo del rugby, descubren los valores, la familia y todo lo bonito de este deporte y nunca se van. Da igual peso, edad… Todo.

Á- Yo creo que es por nuestra sociedad. La sociedad española se basa mucho en el fútbol. Antes, hace unos años, en España todo era fútbol y baloncesto. Ahora el fútbol ha desbancado al baloncesto y ya es todo fútbol, fútbol y fútbol. Los niños chicos miran a sus “estrellas” y las imitan sacando todo lo malos, que no es que todo sea malo, pero sí se saca lo malo de esto: Se tiran, gritan… Antes de ser entrenador del femenino, estaba entrenando a niños de 10 años y, cuando vienen, lo primero que hacen es hablarle al árbitro, gritarle… Entonces tú les tienes que enseñar que, aquí, sólo le habla el capitán y de usted. Entonces, creo que es cosa de la sociedad española. En otros países como Francia, Nueva Zelanda o Australia, aunque en Francia también destaca el fútbol y el baloncesto, en estos dos últimos países todo es rugby, rugby y rugby. Allí el fútbol es como aquí el rugby. Yo creo que, aquí, hay que ir cambiando poco a poco y abrirnos, no sólo al rugby, sino a deportes como el balonmano, volleyball, waterpolo… Tenemos grandes selecciones en todos los deportes, tanto masculino como femenino, y sólo se le da importancia al fútbol que yo creo que es lo que mueve el dinero.

El 17 de abril de 2016, la final de la Copa del Rey de rugby consigue llenar el estadio José Zorrilla de Valladolid. ¿Puede significar un antes y un después para el rugby español?

K- Sí. Si se consigue la amplitud mediática necesaria, sí.

Á- Yo creo que sí. Que el que fuese el Rey a entregar la copa, el que se llenase el estadio José Zorrilla… Sabemos que es un estadio de fútbol y que se ha llenado. Se probó, hace una semana, en Málaga, que vino la Selección Española a disputar un Test Match contra Uruguay, y se llenó también. Hay que promover eso. Había una fan zone llena de niños y sin insultos. Hubo una pelea durante el partido y toda la grada la abucheaba. En los ensayos de Uruguay se aplaudía, al igual que los de España. Creo que eso es un cambio y va a significar un gran cambio a partir de esa Copa del Rey, tanto en el femenino como en el masculino.

C- Yo no lo voy a poder explicar mejor que Álvaro (Risas).

En España, hoy en día, hay más de 200 clubes de rugby femenino, lo que es todo un avance teniendo en cuenta que, hasta casi los 70, no comienza, en España, a introducirse este deporte. En Andalucía, el primer club de rugby femenino se fundó en Granada, el Hípica R.C. ¿Qué se siente al representar al que es, actualmente, el equipo más importante de la ciudad que introdujo el rugby femenino en Andalucía?

K- Orgullo y felicidad, principalmente.

C- Tengo el honor de conocer a gente que estuvo en el Hípica R.C. y yo me siento muy orgullosa del club al que pertenezco porque creo que estamos haciendo una buena labor en el rugby femenino. Nos encargamos de hacer muy bien nuestro trabajo para que, cada vez, se animen más niñas de nuestra ciudad a jugar y llegar hasta donde ellas quieran llegar. Lo poco que sabemos cada una se lo transmitimos a las nuevas. Yo estoy muy orgullosa del club al que pertenezco. Sinceramente, deberían promocionarnos un poquito más, darnos un poquito más de ayuda y ayudarnos a que la Universidad promueva más el rugby femenino.

Á- Creo que el Universidad de Granada es uno de los clubes más antiguos de Andalucía y me atrevería a decir que de toda España. No sé deciros, ahora mismo, en qué año se fundó, pero ya son muchos los que hace de su fundación. La verdad que formar parte de un club con tanto número de fichas, masculinas senior, femeninas senior y categorías inferiores, en las que juegan tanto niños como niñas, es un gusto y poder ser jugador y entrenador. Ver la ilusión de todas y de todos, viajar por toda España representando a tu club y tus colores… Se entiende ese orgullo y esa gran familia que formamos.

Deportes como el baloncesto o el fútbol reciben, normalmente, cierta ayuda económica de los ayuntamientos. ¿Ocurre esto en el rugby?

K- Bueno, al ser un deporte tan “minoritario” o no tan aclamado por las masas, quizás no tenga todo el apoyo que puede tener un deporte más extendido. Sin embargo, hay ayudas y se promueve el deporte en la medida que se puede.

Á- En los últimos años, económicas, lo que se dice económicas, pocas. Pero tenemos a la Universidad de Granada que es nuestro principal inversor metiéndose cada año un poquito más. Nos ayuda, nos proporciona viajes, nos proporciona el equipamiento necesario para poder jugar… La verdad es que sí pediríamos un poquito más de ayuda a los Ayuntamientos, Delegación, etc. Creo que, cada vez más, se recibe apoyo, no tanto económico como social, de imagen… La semana pasada, el equipo Veleta femenino organizaba el torneo contra la violencia de género y salió en los periódicos que es lo que pedimos, que el rugby se vea más, se acerque a la imagen que tiene el fútbol. Pero yo creo que cada vez estamos mejor en ese aspecto.

C- Estoy de acuerdo con Álvaro. Es que mejor no puedo hablar (risas).

Entrenamiento de las "Leonas" de Granada. Foto: Víctor Molina

Entrenamiento de las “Leonas” de Granada. Foto: Víctor Molina

¿Resulta imposible luchar contra los prejuicios, como el sexismo, en el deporte?

K- No, definitivamente no. Es cierto que, a partir de ciertas categorías, se tiene que dividir el deporte por sexo pero por principales diferencias anatómicas. Realmente, en deportes de este estilo se tiene bastante respeto y tolerancia en ese tema.

Á- Yo creo que no. Como hombre, no veo en rugby ese sexismo. A lo mejor de fuera sí dice “¡Oh! ¡Rugby femenino! Todas machotes, todas homosexuales” y no tiene por qué. Aquí hay diversidad como en el masculino. Aquí podrá haber guapos, feos, homosexuales… Todo. No discriminamos y, en los once años que llevo no he visto ni una discriminación ni machismo, al revés, nos apoyamos entre el masculino y el femenino, vemos los partidos y somos, como os he dicho antes, una familia más que un club.

C- Yo creo que, jugando al rugby, hemos estado en varios torneos contra la violencia de género, por la igualdad en el deporte, contra el cáncer… Intentamos luchar contra todo tipo de discriminación y creo que lo conseguimos porque el rugby es un deporte muy inclusivo en el que todo el mundo tiene lugar. Los hombres apoyan a las mujeres y las mujeres apoyan a los hombres y nos sentimos muy orgullosas. Yo no me siento discriminada y creo que hablo en el nombre de muchas. En este aspecto, creo que el rugby es el mejor deporte.

En 2016, la granadina Alhambra Nievas se convierte en la mejor árbitro del mundo y la primera mujer asistente en un Test Match masculino. ¿Se considera un ejemplo a seguir en el deporte femenino?

K- Sí, definitivamente. Al ver que una mujer ha conseguido integrarse en un campo que se considera siempre tan masculino y tan cerrado, pues te da fuerzas e inspiración para poder lograr metas, incluso, mayores.

C- Absolutamente sí, porque ha conseguido algo que nadie había hecho hasta día de hoy. Aparte, es una mujer que se preocupa por fomentar el rugby a nivel nacional. Lleva siempre a su club con ella y nos motiva mucho para hacer las cosas. Tenemos el honor de poder decir que es granadina, aunque su club sea el Málaga, y, la verdad es que es una persona que te motiva un montón. Es súper cercana y, para mí, es muy buen ejemplo a seguir tanto como jugadora, aunque no he tenido el placer de jugar con ella, como árbitro.

Á- Para mí igual. Pienso que debería ser, para todos, un ejemplo a seguir de superación, de constancia, de cómo llegar a la cumbre, en este caso del arbitraje, y creo que es una grandísima persona. La conozco personalmente, igual que muchos de nosotros. Es gran amiga y la verdad es que es increíble que una persona llegue a ese nivel y sea tan cercana que la puedes “tocar”. No es un Messi o un Cristiano Ronaldo que sólo los ves por la tele. A ella la puedes ver por la tele y puedes charlar con ella. Es un orgullo tenerla.

En los últimos años, el C.D. Universidad de Granada ha aportado varias jugadoras a la Selección Andaluza y ha contado con representación en varios campeonatos nacionales. Las jugadoras del “Uni”, ¿se plantean estas metas individuales o su meta se limita al partido de cada semana?

K- No. A ver, siempre aspiramos a más teniendo en cuenta el club desde donde partimos y las aspiraciones individuales de cada una que, en sí, deben aspirar a conseguir que nnuestro equipo sea mayor y que podamos conseguir, todas juntas, una meta mayor. Los éxitos individuales vienen a consecuencia de los éxitos colectivos en este tipo de deportes.

C- Más que ganar, yo busco jugar bien, hacer un buen partido y que todas salgamos orgullosas. Me da igual el equipo que tengamos delante, aunque sea la Selección Española o Nueva Zelanda, mientras nosotras lo demos todo, me da igual perder. Me quedo con la satisfacción de todas y cada una del equipo que, tras el partido, salgan con la sensación de haberlo dado todo. Cada partido es importante y llegar a la Selección también, pero mi objetivo es hacerlo bien, darlo todo y disfrutar con mis hermanas en el campo.

Á- Como jugador y como entrenador, diría que ir a la Selección es un regalo. Yo he ido a la Selección Andaluza y no debería ser tu objetivo, si lo es, estás equivocado. Esto no es un deporte individual. Juegas para 14 más y otros 14 juegan para ti. Si, durante el curso, te llama la selección, es un regalo a lo bien hecho, al trabajo, a la constancia y a unos valores que debemos llevar por bandera. Si buscas ir a la selección vas muy equivocado. Tengo que aportar todo lo que me pida mi club y mi entrenador para llegar al máximo. Si luego te llama la selección, genial, si no, también. Debo estar contento con el trabajo bien hecho.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido
A %d blogueros les gusta esto: