Home Especial Navidad Solidaridad en Navidad

Solidaridad

Foto: Toa Heftiba para Unsplash

¿Qué pasa con quienes ven esta festividad como un lujo inalcanzable?

La Navidad es una fiesta que tiene lugar todos los años y es un claro reflejo de cómo la gran parte de la sociedad española está económica y socialmente, como, por ejemplo, cuando observamos cada cierto tiempo cambios en el número de compras y de los propios consumidores.

La manera en la que cada persona celebra la Navidad podría decir mucho de su situación económica. Esto quiere decir que hay gente que celebra la Navidad por todo lo alto y gente que tiene que ser más prudente a la hora de las compras durante estas fechas: comidas y demás parafernalia navideña, como son los mismos regalos. Aunque también cabe posibilidad de que haya gente que quiera, pero no pueda celebrarla debido al bajo poder adquisitivo de estos. Lo que hace salir a la luz la brecha social que existe en España. Por lo que la pregunta: ¿Qué es de esta otra parte de la población? sale de nuevo a la palestra como cada año.

Exclusión social e infancia

Concretamente uno de cada tres niños y uno de cada cinco adultos pertenecen a este sector de la población, según pone de manifiesto la Encuesta de Condiciones de Vida 2018 elaborada por el Instituto Nacional de Estadística, y desde hace años se lleva realizando recogidas de juguetes para regalárselos a los hijos de las familias más empobrecidas del país, además de la existencia de comedores sociales para intentar que estas familias puedan disfrutar de un plato caliente durante estas fechas tan importantes. 

Con esto se podría llegar a la conclusión de que, en el ámbito social, que englobaría las comidas y los juguetes para los pequeños, obviando muchos otros aspectos y la cantidad de gente que ni llega a poder disfrutar de estas ayudas, se hace lo que se puede. Pero ¿se piensa acaso en el ámbito emocional y psicológico de estos? Estas situaciones al final acaban afectando a los más indefensos: los niños. Que al ver como otros infantes de su entorno disfrutan de una “mejor navidad” pueden llegar a frustrarse, debido sobre todo a que lo traducen en que tienen una “vida mejor” que la suya. 

Es innegable el grato trato que muestra toda la red de personas que trabajan para ayudar a esta gente, pero puede que esto no sea realmente suficiente. ¿Como hacer que una persona se sienta normal y segura de si mismo rodeada de inseguridad y golpeada por la exclusión social? Está claro que es algo casi imposible por no decir imposible de manejar. Nadie puede obviar su realidad, su entorno.

Cambio de mentalidad

Una gran parte de los más desfavorecidos de nuestro país tienen oportunidad de disfrutar la solidaridad de otra gente más favorecida. Pero ¿es esta la respuesta correcta al problema? la pobreza en la navidad no es más que un reflejo de otro problema aún más grande y puede que la solución no se resuma simplemente en la caridad y la solidaridad. Puede que se halle más bien en otros tipos de valores, que sirvan para ayudar realmente a esa “otra gente”.

En definitiva hasta que no se cambie esta mentalidad se seguirá haciendo artículos sobre la solidaridad y su valor en unas fechas donde todos, o algunos más al menos, deberían disfrutar de una tranquilidad y seguridad propia de la Navidad desde sus propia independencia.

Leave a Reply

error: El contenido está protegido